Madonna se vuelca en sus hijos, mientras se multiplican las especulaciones en torno a su divorcio

Después de anunciar hace una semana que se divorciaban, Madonna y Guy Ritchie han puesto un océano por medio, literalmente, mientras solucionan los términos de un acuerdo, que se ha convertido ya en la estrella protagonista de la corte de los rumores. La artista permanece en Nueva York, donde ha establecido su base mientras recorre Estados Unidos con su gira de conciertos, con sus tres hijos Lourdes Maria, Rocco y David. En estos complicados momentos es en ellos en los que se ha volcado y les dedica todo su tiempo libre: les llevó a un gimnasio donde jugaron con los aparatos y todos dieron un paseo en helicóptero para ver la ciudad desde otra perspectiva.

La custodia, el tema de conflicto
Según varias publicaciones, son precisamente los hijos que tienen en común, Rocco y David, el motivo de mayor disputa entre la pareja. Guy Ritchie quiere que vivan con él en Londres, ciudad en la que residía el matrimonio y donde él rueda actualmente Sherlock Holmes, mientras que Madonna, que planearía quedarse en Norteamérica, los quiere con ella. Los últimos rumores afirman que la artista intenta conseguir por todos los medios evitar que el caso llegue a los tribunales y quiere alcanzar un acuerdo en privado.

Las especulaciones giran también en torno a la cifra final del divorcio que difiere mucho según la informaciones: unos aseguran que estaría en torno a los 15 millones de libras (casi 19 millones de euros), mientras que otros la elevan hasta los 34 millones (44 millones de euros). La representante de la intérprete, Liz Rosenberg, no ha querido hacer comentarios sobre las negociaciones, simplemente ha señalado que aún no han terminado.

De nuevo se habla de Álex Rodríguez
Por si esto fuera poco, ha vuelto a entrar en escena el jugador de los Yankees, Álex Rodríguez, con el que se dijo que la provocadora artista había tenido un romance. Aunque ambos lo desmintieron hace meses, se comenta ahora que sus encuentros en Nueva York son más que frecuentes y que incluso el deportista, que también está en pleno proceso de divorcio de su mujer Cynthia, se ha comprado un apartamento al lado del que posee la diva. Como ocurre siempre que se ve implicada una de las grandes fortunas, será el tiempo o los propios implicados los que despejarán las incógnitas.

Más sobre: