Jayden James, hijo pequeño de Britney Spears, el vivo retrato de mamá

Britney Spears está cada vez más volcada en sus hijos. Olvidada ya la dura batalla por la custodia que mantuvo con su ex marido Kevin Federline, todas sus crisis personales y sus internamientos en el hospital, la artista está totalmente centrada en su carrera. Su ajetreado ritmo de trabajo -en diciembre lanza su nuevo CD, Circus- no le impide sin embargo dedicar el máximo tiempo posible a su familia, en especial a sus niños.

Siempre que puede y que le corresponde visitarlos, Britney acude a la guardería de Los Ángeles para recoger a Sean Preston y Jayden James. Eso es lo que ocurrió hace unos días, cuando, acompañada de sus padres y de una niñera, la intérprete de Gimme More salió con los dos pequeños del centro para llevarlos a casa. Mientras Sean Preston se dormía sobre el hombro de la nanny, Jayden James, el benjamín, se acurrucaba en brazos de su madre. El niño es el vivo retrato de la cantante, que no puede evitar que la ternura invada sus ojos cuando le contempla.

A Britney no le faltan motivos para sonreír: el estreno de su nuevo single Womanizer ha sido un auténtico éxito, escalando las listas hasta llegar al número uno del rankin norteamericano. Los que además tengan ganas de volver a verla en directo sólo tendrán que esperar unos meses porque prepara una gira mundial de conciertos para el 2009.

Más sobre: