Phil Collins, orgulloso padrino en la boda de su hija Joely

Phil Collins ha conseguido olvidarse por unas horas del revuelo por el reciente acuerdo de divorcio que firmó con su ex mujer y que se ha convertido en el más caro de la historia de la música en Gran Bretaña. El ex componente de Génesis se puso su mejor traje para acompañar a su hija mayor Joely, de 33 años, al altar en un lujoso hotel de los Países Bajos. Radiante con un traje palabra de honor y falda de volantes, la joven, actriz de éxito en Canadá, dio el "sí quiero" a Stefan Buitelaarhe, de origen holandés.

La ceremonia estuvo llena de momentos inolvidables como el traslado en barco de los invitados y el reencuentro de Collins con su primera esposa Andrea Bertorelli -precisamente Joely es hija natural de esta y fue adoptada por el intérprete durante su unión con su madre-. También asistieron al convite la novia actual de Collins, Dana Taylor, su madre June, de 95 años, y el hijo que el artista tuvo con Andrea, Simon.

Phil Collins se convirtió hace unos días en el músico que más ha pagado por su divorcio al firmar con su tercera mujer Orianne Cevey un acuerdo por 25 millones de libras (casi 32 millones de euros). Un fracaso matrimonial que se une a los que ya tuvo con Andrea Bertorelli, de la que se separó en 1980, y Jill Tavelman, en 1996.

Más sobre: