Superando a Paul McCartney, Phil Collins firma el divorcio más caro de la música británica

Tendrá que pagar 25 millones de libras (casi 32 millones de euros) a su tercera esposa

Dos años de dura batalla judicial y 24.3 millones de libras (casi 31 millones de euros) es lo que le costó a Paul McCartney su divorcio de Heather Mills, una separación que hasta el momento es la que más ríos de tinta ha hecho correr en la prensa. Sin embargo, el acuerdo que acaba de firmar otro veterano de la música, Phil Collins, con su tercera esposa Orianne Cevey amenaza con desbancar a su compatriota en el podium del más caro de la música británica. Según se ha publicado, Collins tendrá que desembolsar 25 millones de libras (casi 32 millones de euros) por sus casi seis años de matrimonio.

Tercera oportunidad fallida
Una diferencia nimia con la que sin embargo ha conseguido batir el récord en esta lista negra. El ex batería de Génesis y su ya ex mujer se conocieron en el año 1994, cuando él tenía 43 años y ella, que trabajaba de traductora, 22. La diferencia de edad no fue un obstáculo para su amor y así llegó la boda, en el año 1999, y los hijos, Nicolas y Matthew, de ocho y cuatro años respectivamente.

La vida sentimental de Collins no ha sido precisamente un camino de rosas. En 1975 se casó por primera vez con la canadiense Andrea Bertorelli, con la que tuvo un hijo en común, Simon, además de adoptar a la hija que ella ya tenía de una relación anterior, Joely. Se divorciaron en 1980, aunque cuatro años después volvió a casarse con Jill Tavelman, madre de su hija Lily, de la que se separó en 1996.

Más sobre: