Kike, el hijo de Bertín Osborne y Fabiola Martínez, recibe el alta médica

Ha permanecido ingresado en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla más de un mes

Bertín Osborne y Fabiola Martínez están felices y contentos después de que su hijo Kike recibiera el alta hospitalaria. El niño había ingresado de urgencia el quince de junio y ha estado hospitalizado más de un mes en el centro infantil Virgen del Rocío de Sevilla. En este tiempo ha sido sometido a una operación, un cambio de la válvula que llevaba insertada en el cerebro para drenar el exceso de líquidos y aliviar la presión intracráneal.

El pequeño Kike recibió el alta médica y lo único que querían Fabiola y Bertín es llegar a casa cuanto antes para que Kike estuviera con todas las comodidades que tiene el pequeño en la finca San José, donde residen. Los padres siempre se han mostrado muy optimistas respecto a la evolución del niño. A los pocos días de estar ingresado en la clínica Bertín muy emocionado pero optimista manifestaba a los medios: "Kike está mejor y esperamos que siga mejor. Si soportó la operación con tan sólo tres meses de vida, ahora que está mucho más fuerte y con un año y medio seguro que sale adelante".

'Tranquilidad en el Norte'
Sus padres no quieren que Kike pase un verano con todo el calor que azota al sur de España y por ello, el cantante y la modelo venezolana anunciaron en la Plaza del Peregrino de Cobreces (Cantabria) que piensan pasar sus vacaciones de verano en Cantabria, para aprovechar el buen tiempo y huir del fuerte calor de Sevilla, donde habitualmente tienen su residencia.

Así de esta forma el pequeño podrá disfrutar del fresquito y las agradables temperaturas del Norte de España y junto a sus padres tendrá toda la alegría y el bienestar que recibe diariamente de su familia. Bertín Osborne se mostró sonriente y relajado y bromeó con los periodistas, como suele ser normal en él. Y es que motivos no le faltan para estar contento: por un lado, ya tienen a Kike en casa y por otro, dentro de cuatro meses Fabiola y él darán la bienvenida a su segundo hijo.

Bertín Osborne y su mujer, Fabiola Martínez, visitaron Cóbreces porque en este pueblecito el matrimonio ha adquirido la que será su nueva casa de verano.

Osborne, que durante cinco años de su infancia veraneó en Santander junto a sus padres, no había vuelto hasta que le contrataron para que fuese la imagen de una nueva promoción de la inmobiliaria en la costa occidental cántabra: "Volver me hizo acordarme de mi infancia", declaró.

A pesar de que el matrimonio no quiso hacer declaraciones sobre el estado de salud de su pequeño Kike, Bertín Osborne sí señaló que este verano, y a pesar de que la casa no está finalizada, han alquilado otra para que Fabiola, embarazada de su segundo hijo, "esté tranquila y Kike no tenga que soportar todo el calor del sur".

Más sobre: