David, hijo de Madonna, un espía de 'incógnito' por las calles de Manhattan

El pequeño, adoptado por la cantante en un orfanato de Malawi, salió con sus hermanos Rocco y Lourdes María y el padre de esta Carlos León

Está acostumbrado a los flashes desde la cuna y ese es quizá el único inconveniente de ser el hijo de una de las estrellas de la música, Madonna. Por lo demás la vida de David, el niño que adoptó la cantante en Malawi, es bien tranquila ahora que la familia al completo se ha trasladado a Nueva York por un tiempo. Paseos con sus hermanos, juegos con la niñera…, todo es válido para salir a la calle a disfrutar de las altas temperaturas veraniegas.

Gafas de sol y un caramelo
El pequeño es un bebé curioso que no pudo evitar admirar a uno de los enormes caballos que tiran de los carruajes que dan paseos a los turistas. Con su mano gordita y temblorosa, intentó tocar el morro del animal, que esperaba paciente y tranquilo a que el bebé se decidiera. Aunque no tiene edad para elegir su ropa, tal vez sea él el que combine sus complementos, que en realidad son un juguete más con el que divertirse. Así, convertido en un James Bond en miniatura, se puso unas graciosas gafas de sol con montura roja, con las que cualquiera diría que ya quiere pasar desapercibido frente a los paparazzi.

Mientras David iba comiendo una golosina sentado en su carrito, sus hermanos Lourdes María y Rocco caminaban junto al padre de Lourdes, Carlos León. El bailarín aprovecha la estancia en la ciudad americana de su hija para pasar con ella todo el tiempo que puede, ya que habitualmente esta reside con su madre en Londres.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más