Las herederas de Pavarotti llegan a un acuerdo sobre la herencia del tenor

Las hijas mayores del artista se quedan con la casa de Pésaro, donde Luciano pasaba sus vacaciones de verano

Nicoletta Mantovani, viuda de Pavarotti, y Lorenza, Cristina y Giuliana, las tres hijas que tuvo este con su primera esposa, han logrado llegar a un acuerdo sobre el testamento del tenor evitando la vía judicial. Los abogados de Mantovani, Anna Maria y Giorgio Bernini, en declaraciones al diario italiano Il resto del Carlino comentaron los términos de esta negociación. "La herencia ha sido dividida equitativamente y de forma compatible con los parámetros legales" explicaron. Una de las principales modificaciones sobre el testamento inicial, la única que de momento ha trascendido, es que la villa de Pésaro, en la que el tenor pasaba sus vacaciones, pasará a manos de sus tres hijas mayores. Los letrados se han esforzado en recalcar además la buena relación que une a las que fueron en su día las mujeres más importantes de la vida del cantante: "Nicoletta Mantovani y Lorenza, Cristina y Giuliana están ligadas por una verdadera amistad y a Alice (la hija pequeña del Maestro fruto de su relación con Nicoletta) la sienten como a una cuarta hermana". También la representante de Pavarotti, Terri Robson, ha destacado el buen ambiente que ha rodeado este acuerdo. "Se ha hecho de una manera civilizada y amistosa".

Bernini matizó además que el convenio no puede dar lugar a demandas civiles o penales y evitó dar detalles sobre si los bienes incluidos en el trust de Estados Unidos han formado parte de las negociaciones. Quedan por tanto algunos interrogantes en torno a la situación definitiva en la que queda el reparto de la fortuna del tenor y también en lo que respecta al estado de la investigación abierta por la fiscalía de Pésaro sobre el segundo añadido al testamento del artista (un expediente que se abrió tras la declaración del notario Luciano Buonanno, quien dio fe de las últimas voluntades del artista, que insinuó que Pavarotti podría haber sido presionado para firmar dicho documento).

Un patrimonio millonario
Después del fallecimiento de Luciano Pavarotti, el 6 de septiembre de 2007 víctima de un cáncer, se procedió a la apertura de un testamento que suscitó una gran polémica por sus disposiciones. En el documento principal, el tenor dejaba la mitad de su fortuna, estimada en unos 200 millones de euros, a su viuda, Nicoletta Mantovani, mientras que la mitad restante se repartía a partes iguales entre las cuatro hijas del tenor, Giuliana, Cristina, Lorenza y Alice. Sin embargo, posteriormente se conocieron algunas modificaciones, en las que se favorecía a su viuda en detrimento de sus hijas lo que llevó a estas a plantearse medidas judiciales. En estas disposiciones adicionales se nombraba a Nicoletta administradora y propietaria de un trust de propiedades inmobiliarias, obras de arte y acciones en Estados Unidos, valorado en 15 millones de euros.

Más sobre: