Sheryl Crow se vuelca en su hijo Wyatt, que acaba de cumplir un año

La vida de la artista ha dado un giro radical desde que adoptó al pequeño en mayo del año pasado

Wyatt Steven, el hijo de Sheryl Crow, ha cumplido un año. Desde que fue adoptado por la artista con apenas días de vida, se ha convertido en el ojito derecho de su madre. Esta abandonó durante una temporada su carrera sobre los escenarios para volcarse en su nueva faceta que, en su momento, definió como "fascinante". Siempre que puede y dada la corta edad del niño, Sheryl se lo lleva con ella de viaje a aquellos lugares en los que tiene compromisos profesionales. Eso es precisamente lo que hizo este fin de semana cuando viajó a Londres para participar en el macro concierto en honor del noventa cumpleaños de Nelson Mandela.

Después de su actuación en Hyde Park, salió de paseo con Wyatt en brazos por las calles más céntricas de la capital inglesa. Madre e hijo iban a juego con ropa muy cómoda y sport, pantalones vaqueros y camiseta de manga corta para combatir las altas temperaturas de la capital británica. Wyatt llevaba un juguete en la mano que no dejaba de chupar, quizá porque ya le molestan los dientes.

Esta misma semana, el uno de julio, Sheryl comenzará una gira veraniega que recorrerá Estados Unidos y algunos puntos de Europa, en ella tal vez incluya al bebé que disfrutará de la música de su madre en el backstage. La famosa intérprete decidió afrontar la aventura de la maternidad en solitario -su última relación sentimental conocida fue con el ciclista Lance Armstrong, con el que rompió en febrero de 2006, el mismo mes en que se le diagnosticó un cáncer de mama que ya ha superado- y en mayo de 2007 anunció en su página web la adopción. "El día que llegó a casa sentí que esta había cambiado, estaba más llena" explicó entonces.

Más sobre: