Manuel Martos y Amelia Bono contraen matrimonio en Toledo

Entre los invitados al enlace se encontraban Genoveva Casanova, Marta y María Chávarri, Alaska y Mario Vaquerizo y David Bisbal con su novia, Elena Tablada

Aún bajo un sol de justicia llegaba Amelia Bono, del brazo de su padre y padrino, José Bono, a la iglesia del Hospital Tavera de Toledo, más conocido como Hospital San Juan el Bautista. Emocionada y muy puntual, la hija del Presidente del Congreso y Ana Rodríguez, apareció radiante y dispuesta a dar el 'sí, quiero' a su prometido, Manuel Martos, quien ya la esperaba en el altar junto a su madre, Natalia Figueroa, que ejerció de elegante madrina con un vestido color turquesa de Sybilla.

Entre los primeros en llegar al enlace, estuvieron los familiares más cercanos de los contrayentes, como el cantante Raphael que hizo su aparición, muy sonriente, y del brazo de su consuegra, Ana Rodríguez, deslumbrante con un modelo de Eduardo Ladrón de Guevara. También resultó clave en la ceremonia la presencia de Alejandra Martos, hermana del novio, y su marido, Álvaro Arenzana, en compañía de su hijos, Manuela y Carlos.

Alejandra estuvo en todo momento estuvo muy pendiente de los niños que habrían el cortejo nupcial. También quiso estar cerca de su hermano, el hijo mayor de Raphael, que acudió junto a su mujer, Toni Acosta, embaraza de su segundo hijo. Por su parte, los hermanos de la novia, Ana, José y la pequeña Sofía, llegaron pronto al templo junto a un nutrido grupo de familiares.

Un exclusivo modelo
Como en toda boda, el vestido de la novia se convirtió en el secreto mejor guardado. Amelia Bono lució un precioso y juvenil diseño de Manuel Mota, director creativo de la firma Pronovias. Se trataba de un modelo de alta costura de línea romántica confeccionado en voile de seda natural y con una cola de tres metros. En el cuerpo del vestido, microdrapeado hasta la cintura, se había bordado un fajín a modo de corsette de organza y repujados en cristal mate, con un escote envolvente de hombro a hombro. El conjunto se completaba con un delicado velo de dos capas en tul de seda natural de cinco metros de largo.

Tras el oficio religioso, los nuevos esposos salieron del templo radiantes de felicidad y correspondieron a las muestras de cariño de los vecinos de la ciudad y medios de comunicación apostados en los alrededores de la iglesia. Tras la pareja, abandonaron el lugar sus respectivos padres, que no dudaron en posar juntos poco después de haberse convertido oficialmente en consuegros.

Numerosos y glamourosos invitados
Fueron muchos los amigos que quisieron compartir este día con Amelia y Manuel. Entre los 600 invitados a la boda se encontraban Sebastián Palomo Linares y su mujer, Marina Danko, Eugenia Martínez de Irujo, Salvador y Rosa Tous, Luis María Anson, Ágatha Ruiz de la Prada y Pedro J. Ramírez, políticos como el Alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, en compañía de su esposa, Mar Utrera, la Vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, el Ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, el Presidente de Castilla la Mancha, José María Barreda y la ex Ministra de Cultura, Carmen Calvo.

Otro nutrido grupo fue el encabezado por varios representantes del mundo de la música y las artes, como David Bisbal y su novia, Elena Tablada, Alaska y su marido, Mario Vaquerizo, Miguel Ángel Muñoz,Paloma San Basilio, Lina Morgan, José Luis Perales, Carlos Baute y su novia, Beatriz, Lucía Bosé, Pedro Ruiz, Lola Herrera, Antonio Mingote y su mujer, Patricia Pérez y su esposo, Luis Canut, y la actriz Marta Ribera que lució un elegante vestido de Carolina Herrera. Obra de la venezolana fue también el impresionante atuendo que lució Genoveva Casanova: un vestido en pedrería dorada que aderezó con joyas de la firma Vasari. También asistieron al enlace Marta y María Chávarri, sobrinas de Natalia Figueroa y primas del novio, así como la viuda de su padre, Tomás Chavarri, Carolina Tieu, acompañada de su hijo.

Más sobre: