Madonna disfruta de sus tres hijos semanas antes de comenzar su gira mundial

La cantante recorrerá medio mundo con su espectáculo Sticky & Sweet Tour

Ser una super estrella del pop requiere muchos sacrificios, así que Madonna, siempre que su trabajo se lo permite, aprovecha para dedicarse a una de sus pasiones: estar con sus hijos. La intérprete se encuentra inmersa en los preparativos de su nueva gira Sticky & Sweet Tour, un espectáculo en el que promete, como ya es costumbre, levantar al público del asiento y ofrecerle una original y provocativa escenografía. Junto a ella estará como telonera Robyn, una artista sueca que ha cosechado un gran éxito en Inglaterra y que está encantada con la oportunidad: "Soy seguidora de Madonna desde que era una niña y estoy muy nerviosa por la perspectiva de compartir escenario con ella y tocar para su público".

La cita con los fans comenzará a finales del mes de agosto y se prolongará hasta noviembre, lo que supone muchas semanas alejada de los suyos. Precisamente con su familia numerosa decidió disfrutar de un partido de béisbol en Nueva York en el que jugaban los Yankees. Sus hijos Lourdes María, Rocco y David, el pequeño cuya adopción confirmó oficialmente el tribunal de Malawi el mes pasado y que cada vez está más grande, se lo pasaron estupendamente, animando al equipo y dando palmas.

La única que podría acompañarla en sus viajes sería Lourdes María, si se confirma la información que asegura que la niña formará parte del cuerpo de baile de su madre en algunos shows. La mayor de los tres hermanos ya apunta maneras de artista y así se lo han hecho saber a su madre los profesores de la academia de baile a la que asiste. Quién sabe si será este verano cuando veamos sobre el escenario al futuro relevo de esta veterana. Y es que a sus casi cincuenta años de edad, los cumple en agosto, Madonna sigue sorprendiendo por la energía y la pasión con la que llena el escenario. Su nuevo trabajo Hard candy ofrece de nuevo una artista que reinventa sus melodías en el dúo con Justin Timberlake, 4 minutes.

Más sobre: