El amor llama a la puerta de Heather Mills

La modelo podría tener una nueva ilusión: un animador de un hotel de Tenerife, al que conoció durante unas mini vacaciones en la isla

En marzo puso fin a su millonario y polémico divorcio y desde entonces Heather Mills se ha dedicado sobre todo a pasar tiempo con su hija Beatrice y a planear, según se dice, su segundo desembarco en la televisión americana. Se ha publicado que la modelo podría participar en el espacio The Celebrity Apprentice, un espacio de Donald Trump en el que se busca a personajes aptos para el mundo de los negocios y que sería su segundo reality después de demostrar sus dotes para el baile en Dance with the stars.

Haciendo un paréntesis en sus obligaciones y aprovechando las altas temperaturas veraniegas, la ex mujer del cantante decidió tomarse hace unos días el primer respiro de la temporada. El destino elegido fue Tenerife en cuyas playas Heather tomó el sol y jugó con su hija, que tiene ya cuatro años. Fue precisamente en uno de los complejos hoteleros de la isla española donde Heather conoció a Jamie Walker, un animador de treinta y seis años, con el que se la pudo ver charlando. Walker es el encargado de organizar actividades para los niños, entre los que esos días estaba Beatrice, de la que se ocupó bajo la atenta mirada de su madre.

¿Nuevo amor?
La rumorología se ha puesto inmediatamente en marcha detallando los encuentros entre ambos que habrían incluido un par de cenas en España y otras tantas citas en Inglaterra, de donde es originario. Él sería el responsable de que Heather hubiera recuperado la ilusión y la sonrisa después del amargo trago que supuso su separación, según se asegura. El que ya califican como nuevo amor de Mills declaró con respecto a estos comentarios: "Tengo instrucciones estrictas de no hablar del tema. Pero creo que ya lo sabéis todo. Sed buenos conmigo".

Heather Mills y Paul McCartney pusieron fin el pasado mes de marzo a cuatro años de matrimonio, un divorcio que se convirtió en una batalla que duró 24 meses y se saldó con los 24.3 millones de libras (casi 31 millones de euros) que el ex Beatle tuvo que pagar a su ex mujer. Dos semanas después se pudo ver al artista en compañía de la multimillonaria empresaria Nancy Shevell, en el Caribe, con la que ya se le atribuía un romance. Esas imágenes dieron la vuelta al mundo y alimentaron las especulaciones, algo parecido a lo que ha ocurrido ahora con su ex mujer.

Más sobre: