¿Quiere que David Bisbal vaya a su cumpleaños? Los dobles de las estrellas invaden las fiestas privadas

El negocio de los dobles ha saltado de la publicidad al salón de las casas particulares, un lugar donde el sueño de cenar con Brad Pitt puede convertirse en realidad por un precio que oscila entre los 500 y los 3.000 euros

Pinche sobre las imágenes para ver las ampliaciones

Las fotografías que acompañan a esta información muestran algunos de los personajes más admirados y conocidos del panorama artístico actual. ¿Cuánto pagaría para que uno de ellos asistiera a su fiesta de cumpleaños o diera un concierto en su salón? Lo cierto es que ahora cualquiera puede contratar a una super estrella para que comparta mesa y mantel con su grupo de amigos. La única pega es que quizá no pueda engañarlos durante mucho tiempo y se den cuenta de que, en realidad, la Madonna que canta el Like a virgin a dúo con usted no es la genuina.

Contratar al doble de un famoso se está convirtiendo en uno de los lujos al alcance del común de los mortales, siempre que quiera rascarse un poco el bolsillo, claro. Por un precio que oscila entre los 600 y los 3.500 euros, el "hermano gemelo" de David Bisbal puede cantar en su graduación, Tom Jones aumentar el ritmo de sus veladas veraniegas con su Sex bomb y Mr. Bean protagonizar el caos más divertido en su comedor. Hace años, el que se parecía a un famoso participaba en campañas publicitarias o series de televisión, una actividad que ahora puede combinar con la extravagancia de eventos más privados.

Una de las empresas españolas que se dedica a este negocio, Central del Espectáculo, tiene una lista de más de 200 caras que incluye personajes internacionales y nacionales tan conocidos como la reina Isabel II de Inglaterra, Sean Connery, Justin Timberlake, Robbie Williams, Jack Nicholson y hasta Batman y Robin, Salvador Dalí, Elvis o Marilyn Monroe. Torrente, Rosario Flores, Imanol Arias, Julián Muñoz y David Bisbal son algunos de los españoles que ya tienen su "alter ego". ¿El más solicitado? Como no podía ser menos, el rey don Juan Carlos.

Más sobre: