Alejandro Sanz ejerce en Lisboa de embajador de Rock in Rio

La capital portuguesa acogió el macro festival un mes antes de que llegue a Madrid

El parque de Bela Vista, en Lisboa, colgó el cartel de lleno absoluto en el primer fin de semana de Rock in Rio, un aperitivo de lo que llegará a Madrid dentro de apenas cuatro semanas. Exhibiciones acrobáticas y tiendas se hicieron un hueco entre música pop, rock y electrónica, ya que si algo caracteriza al festival es su diversidad de estilos. Eso sin duda quedó claro en la capital portuguesa, que ya es el tercer año que ejerce de anfitriona de este evento.

Una desmejorada Amy Winehouse, la decepción de la noche
Lenny Kravitz fue el encargado de emocionar a la multitud -nada menos que 90.000 personas asistieron el primer día- con sus temas Always on the run y Mr. Cab Driver. Letras intercaladas con momentos instrumentales que hicieron las delicias de los fans, un tanto apagados después de la deslucida actuación de Amy Winehouse. La británica, bautizada por la crítica como la nueva reina del soul, era una de las más esperadas, sin embargo su espectáculo decepcionó. Con un aspecto bastante desmejorado, la artista, famosa por sus adicciones, sólo estuvo 50 minutos en escena aunque su apenas hilo de voz no consiguió que sus éxitos lucieran como se esperaba.

El día siguiente fue el de los estrenos: Alanis Morrisette presentó su nuevo material reunido en el disco Flavors of entanglement, que llega después de cuatro años de silencio. También con las canciones de su último LP, Lost highway, bajo el brazo llegó Bon Jovi, de nuevo todo fuerza y energía en escena. You give love a bad name levantó a los portugueses, aunque sin duda fue su versión de Star me up, de los Rolling Stones, la que causó más expectación. Entre tantas estrellas internacionales se coló un español, Alejandro Sanz, quien ejerció a la perfección su papel como embajador del acontecimiento. El conocidísimo Corazón partío sonó una vez más coreado por los incondicionales que en esta ocasión pudieron disfrutar de una nueva versión a dúo con la brasileña Ivete Sangalo.

Rod Stewart, Joss Stone y Tokio Hotel sumaron su aportación a un cartel de lujo, que la semana que viene recibirá a Linkin Park, Muse, Kaiser Chief y Metallica.

Más sobre: