Julio Iglesias, el invitado más esperado en la boda de su sobrina, Marta

El cantante asistió, junto a Miranda, al enlace matrimonial, que se celebró en la Iglesia de la Encarnación de Marbella

El clan Iglesias ha revolucionado este fin de semana la localidad malagueña de Marbella. El sábado por la mañana tenía lugar, en la Iglesia de la Encarnación, el enlace matrimonial de Marta Iglesias, sobrina del cantante español más internacional e hija pequeña de su hermano Carlos, con el estadounidense Mark Caesar. A él asistió una buena representación de la familia, aunque el invitado más vitoreado, sin duda, fue Julio Iglesias, que apareció de la mano de su inseparable mujer Miranda. La holandesa volvió a dar, una vez más, una lección de elegancia y buen gusto con un vestido de color oscuro con tirantes, que resaltaba su esbelta figura. Completó su atuendo con unas discretísimas piezas de joyería y llevó el pelo recogido en una sobria trenza.

Tampoco quiso perderse este encuentro familiar Julio Iglesias Jr., que no se separó en ningún momento de su novia, la espectacular modelo belga Charisse. Las ausencias más destacadas fueron las de sus dos hermanos, Enrique y Chábeli, a pesar de que en un principio estaba prevista la asistencia de la hija mayor de Julio Iglesias. Por su parte, Enrique y su novia, la tenista Anna Kournikova, tenían que atender algunos compromisos profesionales de ahí que no pudieran ir.

Una boda con mucho sabor español
Aunque el ya marido de Marta Iglesias es de nacionalidad estadounidense, la novia quiso que su enlace estuviera marcado por la cultura y tradiciones españolas. Por eso, a la salida de la Iglesia de la Encarnación, el coro romero Virgen de la Sierra de Cabra (Córdoba) cantó para los recién casados y sus invitados. Julio Iglesias y Miranda se mostraron muy simpáticos con el público que se congregó en los alrededores y que les lanzaba piropos. Tanto es así, que Julio no dudó en bajarse de su coche para hacerse una fotografía con los integrantes del coro.

Más sobre: