Britney Spears disfruta de unos días de sol y mar en las playas de Costa Rica

La cantante repone fuerzas en el país centroamericano junto a su padre y unos amigos, entre los que se encuentran Mel Gibson y su esposa

Nada mejor que poner tierra de por medio para recargar las pilas y olvidarse por unos días de la rutina diaria. Y más si la rutina es la que vive desde hace un tiempo Britney Spears. La polémica cantante se desplazó el pasado jueves en avión privado a Costa Rica junto a su padre, Jamie, su guardaespaldas y un grupo de amigos. Entre éstos, el actor Mel Gibson y su esposa, Robyn Moore, quienes alojan a la artista y sus acompañantes en la propiedad que el australiano tiene en la región de Guanacaste, al noroeste del país centroamericano.

Se espera que la estancia de Spears en territorio costarricense no se extienda más allá de principios de la presente semana pues, según apuntó a People una fuente cercana, "simplemente se han ido para relajarse durante unos pocos días". Britney ha aprovechado al máximo el tiempo desde su llegada a Costa Rica y ya el primer día hizo uso del bikini y de unas gafas de sol para disfrutar del sol y el mar junto a su padre y unas amigas. La artista llegó a la playa Barrigona, en la ciudad de Samara de la costa del Pacífico, en un todoterreno conducido por ella misma procedente de la casa de Mel Gibson.

Al día siguiente era su agente, Jason Trawick, quien conducía el vehículo mientras Britney iba detrás agarrada a él para no caerse. La "princesa del pop" pudo incluso poner en práctica sus dotes para el surf. Sonriente y con la piel bronceada, la cantante luce una imagen muy distinta a la que nos tenía acostumbrados en los últimos meses. Quizá tenga algo que ver el hecho de que a principios de este mes el juez le concediera el derecho a visitar a sus dos hijos, que perdió el pasado mes de enero tras sus dos ingresos en un hospital psiquiátrico.

Britney y Mel: historia de una amistad
No es la primera vez que el protagonista de Braveheart y la intérprete de Gimme more pasan tiempo juntos. A mediados del pasado mes de marzo se les vio salir a cenar al restaurante ruso Romanov en Studio City, California. No era, sin embargo, su primer encuentro. Las familias de ambos han mantenido el contacto desde que la estrella del pop fuera hospitalizada en febrero. "Mel y Robyn vieron entonces a una mujer claramente en crisis y decidieron ayudarla en lo posible", apunta la fuente. "Es sencillamente un acto de humanidad, un vecino -Britney y Mel lo fueron cuando la artista vivía en Malibú- ayudando a otro", añade.

Más sobre: