Shaila Dúrcal celebra su boda con Dorio Ferreira

La cantante contraerá matrimonio en las próximas horas en la ciudad mexicana de Acapulco y lucirá un diseño de Rosa Clará

Shaila Dúrcal ya cuenta las horas para dar el "sí, quiero" a su novio y representante, el mexicano Dorio Ferreira. La artista española celebrará hoy su boda en Acapulco. Hasta allí se ha desplazado su padre, Antonio Morales 'Junior', que ejercerá como padrino y su hermana mayor, Carmen Morales, para acompañarla en el que seguro será el día más feliz de su vida. Shaila lucirá joyas de Bárcena (al igual que su hermana) y un diseño de la catalana Rosa Clará acerca del cual ha facilitado muy pocos detalles. La cantante tan sólo ha comentado: "Es justo lo que yo quería, Rosa ha sido muy fiel a lo que yo esperaba y estoy muy contenta".

Su hermana Carmen se ha convertido en su confidente y es la única que ha podido ver 'el secreto mejor guardado de la novia'. Hace tan sólo unos días, acompañaba a su hermana pequeña a la última prueba en el taller barcelonés de Clará y no podía disimular su emoción por asistir al enlace: "Estoy muy contenta de poder ir a la boda de mi hermana. Está guapísima vestida de novia", explicaba.

Ausencias muy destacadas
Tanto Shaila como Dorio tuvieron muy claro, desde el principio, su deseo de contraer matrimonio en el país azteca. Lazos muy fuertes unen a los inminentes esposos a esta tierra. El novio es natural de allí y Shaila ha pasado largas temporadas en México, donde además su madre, la desaparecida Rocío Dúrcal, era una auténtica estrella. Esta decisión de celebrar el enlace fuera de España acarreó una serie de rumores que posteriormente resultaron ser inciertos. Se habló de un posible distanciamiento entre las hermanas Morales, pues en un principio Carmen anunció que no podría asistir a la boda de su hermana debido a compromisos profesionales previamente contraidos.

Finalmente, Carmen consiguió hacer un hueco en su agenda profesional para ser testigo de excepción de un momento tan especial en la vida de Shaila. Sin embargo, la hija pequeña de Junior echará de menos a dos de sus seres más queridos. Su hermano mayor, Antonio, ha tenido que quedarse en Madrid, pues debe comparecer en una vista judicial por la custodia de sus hijos. Aunque, por supuesto, la gran ausente será su madre, la inolvidable Rocío Dúrcal, que nos dejó hace ya casi dos años. Su hija pequeña la tiene siempre presente y sus palabras son el mejor ejemplo: "En la organización de la boda, siempre pienso en lo que diría y lo que opinaría ella. Estaría ilusionadísima y ayudándome en todo".

Más sobre: