Rosa, primera ganadora de 'Operación Triunfo', muy afectada por la muerte de su padre

Eduardo López falleció a los cincuenta y nueve años tras una larga enfermedad

La ganadora de la primera edición de Operación Triunfo, Rosa López, atraviesa el que posiblemente será el peor momento de su vida. Acaba de perder a su fan número uno, su padre Eduardo López, que falleció el martes 25 de marzo víctima de un cáncer de pulmón. La joven artista acudió, junto a su madre y sus tres hermanos, Eduardo, José Octavio y Francisco José, al tanatorio del cementerio de San José de Granada, donde quedó instalada la capilla ardiente.

El miércoles por la mañana, los restos de Eduardo López fueron trasladados al cementerio de Trasmulas, en la localidad de Peñuelas, donde recibieron sepultura después de la celebración de una misa funeral. Fue él el que, convencido del talento de su hija y cuando esta tenía catorce años, la llevaba a fiestas, bautizos y bodas para que demostrara su gran voz. La gran oportunidad de la granadina llegó en el concurso televisivo Operación Triunfo, cuya primera edición fue cantera de artistas que hoy pasean su éxito por medio mundo como David Bisbal y David Bustamante.

Con su sencillez y naturalidad, Rosa se convirtió en la favorita del público, un auténtico fenómeno de masas que la bautizó con el cariñoso apodo de "Rosa de España". El apoyo popular continuó en su participación en el festival de Eurovisión, en 2002, en el que quedó entre los diez primeros. En su carrera, que ya cuenta con cuatro discos de estudio (el último se publicó en el año 2006), contó siempre con el apoyo incondicional de su padre, que dejó incluso su trabajo como vigilante para convertirse en su mánager durante un tiempo.

Más sobre: