Farruquito sólo tendrá que pasar ocho horas en prisión al día

El bailaor ha obtenido el tercer grado penitenciario, después de cumplir un tercio de su condena

El bailaor Manuel Fernández Montoya, más conocido con su nombre artístico Farruquito, ha obtenido el tercer grado penitenciario después de cumplir un año de condena de los tres impuestos por el juez. El artista tenía hasta el momento un segundo grado por el que disfrutaba de 36 días libres al año, repartidos entre fines de semana y en las recientes vacaciones de Semana Santa. Precisamente fue a su regreso al centro después de estos días de descanso cuando se enteró de la noticia, que le obliga a estar sólo ocho horas en la penitenciaría.

A partir de ahora y dado que la condición para obtener este privilegio, tener un puesto de trabajo, está cumplida, Farruquito volverá a los escenarios con su baile. Aunque es habitual que los presos que tienen este privilegio acudan a la cárcel sólo a dormir, en este caso y dado que la mayoría de los espectáculos son nocturnos, se establecerá un horario especial (ya se hace con otras profesiones como limpiadores nocturnos o panaderos). Sería normal entonces que el bailaor pasara el día en prisión y la noche fuera de ella, desarrollando su actividad profesional, un caso que estudiará esta misma semana una junta de tratamiento.

Fue la dirección de la cárcel de Sevilla II la que solicitó la concesión de este tercer grado, en virtud del buen comportamiento e integración en la vida penitenciaria que ha demostrado el artista en este tiempo. Juan Manuel Fernández Montoya ingresó en prisión en el mes de enero de 2007, después de ser condenado a tres años por el atropello mortal de Benjamín Olalla cuando conducía sin carné ni seguro. Fue condenado por los delitos de homicidio imprudente y omisión del deber de socorro, además de imponérsele dos multas de un total de 72.000 euros y dos indemnizaciones de 102.483 y 8.275 euros, para la viuda y los padres de la víctima del atropello respectivamente.

Más sobre: