Heather Mills encantada con el acuerdo de divorcio: recibirá 31 millones de euros

Un juez ha dado por zanjado así el divorcio más polémico y largo de la historia de Gran Bretaña

Por fin hay acuerdo de divorcio entre Paul McCartney y Heather Mills. Después de dos años de dura batalla judicial y de una reciente comparecencia de seis días en los juzgados, ha tenido que ser un juez británico el encargado de terminar definitivamente con las disputas entre el ex matrimonio. Heather Mills salía de la corte exultante y "muy, muy feliz" con el resultado, según sus propias palabras. Y no es para menos, ya que la modelo recibirá un total de 24.3 millones de libras (casi 31 millones de euros), que se dividen en una suma total de 16.5 millones de libras (21 millones de euros), de los cuales 14 millones (17.7 millones de euros) son para ella y los otros 2.5 millones (casi tres millones doscientos mil euros) para comprar una residencia en Londres.

Futuro asegurado
El juez suma a esos 16.5 millones de libras en efectivo un total de 7.8 millones de libras (casi 10 millones de euros) en bienes patrimoniales. Heather declaró que "agradece que todo haya terminado" y que "es un resultado que asegura su futuro y el de su hija". A Beatrice, su hija que tiene cuatro años, le corresponden 35.000 libras (44.500 euros) al año, más los gastos de escolarización y las niñeras, una cantidad que su madre calificó de insuficiente. "Beatrice sólo recibirá 35.000 libras al año, así que obviamente tendrá que viajar en segunda clase mientras su padre viaje en primera, pero yo pagaré por ello". La ex mujer del intérprete se refirió también al hecho de no haber contado con un abogado en la última parte del proceso, algo que recomendó: "Se puede hacer. No es fácil pero hay que asegurarse de que haces toda la investigación. Te ahorras una fortuna".

Una fortuna de 400 millones
Por su parte, el ex Beatle, cuya fortuna fue valorada por el juez en 400 millones de libras (508 millones de euros), la mitad de los 825 millones (unos 1.200 millones de euros) que apuntaban las especulaciones, no quiso hacer declaraciones a la salida del juzgado. "Todo se hará público", dijo únicamente. Con estos resultados, termina el que se ha bautizado ya como uno de los divorcios más largos de la historia de Gran Bretaña, aunque el récord del más caro lo sigue ostentando el empresario inglés John Charman, que pagó en 2007 cerca de 63 millones de euros.

Paul McCartney y Heather Mills se conocieron en 1999 en un evento caritativo, tan sólo un año después del fallecimiento de Linda, la primera esposa del músico, con la que convivió durante casi 30 años. Aunque el ex Beatle no contó con el apoyo de sus hijos, continuó adelante con su relación y se casó con la modelo. En mayo de 2006 comenzó el polémico divorcio, en el que Heather acusó a Paul de alcohólico y maltratador. Un año después, en mayo de 2007, la situación comenzó a suavizarse y la ex pareja dejó de lanzarse ataques verbales pensando en su hija. Ahora, casi dos años después de desencuentros, la ex pareja ha puesto el final oficial a su relación.

Más sobre: