Juanes, Miguel Bosé y Alejandro Sanz cantan por la paz en un concierto histórico

El puente fronterizo entre Venezuela y Colombia se convirtió en el símbolo del entendimiento entre pueblos

En un escenario nada convencional, Juanes, Alejandro Sanz y Miguel Bosé alzaron sus voces para lanzar un grito por la paz. El puente Simón Bolívar, que une Colombia y Venezuela, se convirtió en el símbolo del final del reciente conflicto diplomático entre los países antes mencionados y Ecuador -tras una operación militar colombiana en territorio ecuatoriano en la que falleció un jefe de la guerrilla FARC, Ecuador suspendió sus contactos con Colombia, al igual que Venezuela y Nicaragua, aunque a principios de marzo los presidentes de dichas naciones resolvieron el conflicto.

Los artistas, vestidos de blanco, cantaron bajo el lema "paz sin fronteras" que se podía leer en una enorme pancarta que colgaba debajo del puente. Juan Luis Guerra, Juan Fernando Velasco, Ricardo Montaner y Carlos Vives se sumaron a la iniciativa del principal impulsor del evento Juanes, para completar el grupo de "cancilleres de la paz", como se denominaron a ellos mismos. Acompañados de un coro de 70.000 mil personas, entonaron al unísono ¡Ojalá que llueva café!, de Guerra, y Corazón partío, de Sanz. Juanes reiteró el propósito de esta cita histórica: "Estamos afirmando el derecho a vivir en paz. Este es el comienzo de una nueva era, aquí no hay diferencias políticas, ni raciales, ni de religión. Hoy somos uno, somos hermanos".

Una idea de igualdad y unión que apoyó Alejandro Sanz que por fin pudo ofrecer su música a los venezolanos -sus conciertos fueron suspendidos por las críticas vertidas contra el régimen de Chávez, aunque recientemente el Presidente aseguró que todos los artistas eran bien recibidos en Venezuela. "Se está haciendo historia en esta frontera. El mensaje es muy claro: no queremos guerra" explicó el español.

Más sobre: