Justin Timberlake, padrino de Madonna en el Salón de la Fama del Rock & Roll

El artista aseguró que 'Madonna solo hay una'

A punto de cumplir cincuenta años y con más de veinticinco de carrera a sus espaldas, Madonna ha inscrito por fin su nombre en una de las más prestigiosas listas de la música. El salón de la fama del Rock & Roll ha acogido a la reina del pop por ser "pionera, única e influyente en su género", según explicó Joel Persman, presidente de la fundación que lo gestiona. Muy guapa con un vestido negro con transparencias y algunos detalles en blanco, la artista firmó emocionada el libro de ingreso ante la atenta mirada de Justin Timberlake, su padrino en la ceremonia que tuvo cariñosas palabras para ella. "El mundo está lleno de mujeres que quieren ser como Madonna. Yo mismo he tenido citas con algunas, pero sólo hay una Madonna verdadera".

La artista por su parte correspondió a los halagos del cantante, quien ha colaborado con ella en la composición de su nuevo disco Hard Candy. "Nos sentábamos y comenzábamos a hablar de los problemas o de las relaciones con la gente. Él es tan interesante en el ritmo de sus palabras como en el significado de estas" explicó. En lo referente a lo que para ella supone el honor recibido, añadió: "He hecho muchas cosas en mi vida, desde escribir libros hasta diseñar ropa y dirigir una película. Pero siempre volveré a la música, así que gracias". Ha sido tan querida como criticada, algo que no le ha molestado, o al menos eso es lo que se ha podido deducir de sus palabras: "Las críticas me han inspirado porque me han hecho cuestionarme muchas veces y me han impulsado a ser mejor".

Esa misma tarde junto a Madonna, recibieron el mismo reconocimiento el veterano Leonard Cohen, quien aseguró que este es "un honor que nunca se hubiera atrevido a imaginar", The Ventures, The Dave Clark Five, grupo que llevaba en la memoria a su vocalista Smith fallecido el mes pasado a los 64 años, y John Mellencamp.

Más sobre: