Masajista personal y dos ponies, peculiares lujos para los mellizos de Jennifer López

No tienen aún un mes de vida y Max y Emme, los mellizos de Jennifer López y Marc Anthony, ya están rodeados de todos los lujos imaginables. La pareja no ha escatimado en gastos para que los niños, que ahora ocupan el centro absoluto de su existencia, estén lo más a gusto posible. La habitación de los bebés ocupa un ala entera de la mansión neoyorquina del matrimonio, una estancia que un especialista en terapia de colores ha decidido pintar de color agua y celeste ya que dichos tonos estimulan la inteligencia.

Si durante el embarazo Jennifer escuchaba música clásica, ahora les pone a Max y Emme sonidos de gaitas para ayudarles a relajarse y a evitar el estrés. A ello ayudará también el tratamiento de una masajista personal y las 600 cuentas de algodón egipcio que forman sus colchones. Lujosas cunas y un par de brazaletes con sus nombres grabados han sido algunos de los numerosos regalos que han recibido ya los niños. Sin embargo, el presente más impresionante es sin duda la pareja de ponies Shetland que sus padres van a comprarles, aunque sean aún muy pequeños para disfrutarlos.

Cámaras de seguridad, guardaespaldas, una habitación esterilizada y mascarillas para que los visitantes se pongan antes de conocer a los niños son otros de los cuidados que les rodean. Todo es poco para los primeros hijos de Jennifer López y Marc Anthony que ya nacieron entre algodones, puesto que pasaron sus primeras horas en una lujosa habitación de la clínica universitaria North Shore de Long Island, Nueva York. Maximiano y Emelina nacieron el pasado 22 de febrero y, con ellos, el matrimonio vio cumplido su sueño de formar una familia.

Más sobre: