Take That, Artic Monkeys y Foo Fighters, los Brit Awards premian el pop-rock más veterano

Paul McCartney recogió el premio de honor en la noche más especial de la música inglesa

La gran noche de la música británica congregó en el Earls Court de Londres a las estrellas más relevantes del panorama musical actual. Nombres tan veteranos como Kylie Minogue, Paul McCartney y Take That se dieron la mano con Amy Winehouse, Mika y Rihanna, jóvenes talentos que arrasan en las listas de ventas. Haciendo balance, los grandes triunfadores de la noche fueron Artic Monkeys, Mejor Grupo y Álbum británicos, Foo Fighters, Mejor Grupo y Álbum internacional, y Take That, que sumó la Mejor Actuación en directo y Mejor Single a la larga lista de reconocimientos que han obtenido tras su regreso.

Los momentos más emocionantes de la noche llegaron de la mano de dos intérpretes acostumbrados al éxito. Kylie Minogue interpretó Wow, uno de los temas de su recién estrenado X, para después recoger el premio a la Mejor Artista internacional. Ella misma fue la encargada de entregar el galardón de honor que, en esta edición, fue a parar a manos de Paul McCartney. El ex Beatle se olvidó de sus problemas con su ex mujer Heather Mills y mencionó sólo a su primera esposa, Linda, fallecida de cáncer, a quien le dedicó su estatuilla.

La velada dejó también un pequeño espacio para la espectacularidad y la extravagancia. Mika, Mejor Artista revelación británico, llenó el escenario de fuegos artificiales mientras sonaban los acordes de Love Today y Grace Kelly. Rihanna rodeó su Umbrella con un bosque de rayos de luz, mientras que Artic Monkeys, fieles a su carácter camaleónico -el año pasado recibieron un premio vestidos como los Village People-, eligieron como tema de su atuendo la campiña inglesa: trajes de cuadros, gorras de pana e incluso un cuerno de caza que hicieron sonar en escena.

Más sobre

Regístrate para comentar