Jennifer López, muy activa en sus últimos días antes de ser madre: 'Debería descansar, pero no es fácil'

La artista asistió a un desfile de la Semana de la Moda de Nueva York y a una gala benéfica, auspiciada por UNICEF, Gucci y Madonna, donde mostró lo bien que le sienta su avanzadísimo estado de gestación

Jennifer López es incapaz de permanecer descansando en casa y eso que está a punto de dar a luz a sus primeros hijos, que son gemelos (lo ha confirmado su padre y su amigo Alejandro Sanz). Así lo explicó ella misma a la salida de uno de los desfiles de la semana de la moda neoyorquina, una cita con la moda de Marchesa que no quiso perderse. Del brazo de su solícito marido, Marc Anthony, que no la deja sola ni un minuto, la artista con un vestido corto azul aseguró que se encuentra perfectamente."Estoy bien. No he salido mucho en los últimos meses, pero el desfile ha sido estupendo" comentó. Aunque está embarazada, Jennifer asegura que no ha perdido un ápice de su estilo ni de sus ganas de lucir la última moda. "La gente se burla de mí porque cuando viene alguien a casa siempre me pongo un vestido" comenzó entre risas, "No me gusta cómo queda el chándal con un poco de sobrepeso. Me gusta sentirme bien conmigo misma incluso en casa". Sin embargo y puesto que está a punto de salir de cuentas, la actriz y cantante admite que debería guardar más reposo, algo que le está costando bastante. "Lo mejor que podría hacer por mí misma, por mi cuerpo, es descansar lo que no es fácil. Me gusta mantenerme ocupada y es duro porque si me dicen que tengo que descansar cuatro horas al día, pienso ‘¡Oh, Dios!’. Es duro" reiteró.

Madonna y su hija Lourdes, estrellas de la fiesta
Y ciertamente se mantuvo ocupada puesto que esa misma noche, la pareja asistió a una cena benéfica organizada en el marco de los desfiles, patrocinada por Gucci y las Naciones Unidas, en su división destinada a la infancia, UNICEF, y cuya anfitriona fue Madonna. La recaudación del evento se destinó a la organización humanitaria Raising Malawi, fundada por la intérprete después de adoptar, hace poco más de un año, a un niño de dicho país africano. Fue una noche llena de caras conocidas del mundo del cine, la música, la moda y la empresa que apoyaron desinteresadamente la causa.

Jennifer cambió el vestido corto por uno largo, en color marrón oscuro con un fino cinturón por encima del talle, que acentuaba si cabe aún más su avanzado estado de gestación. Por su parte, Madonna, con un vestido gris a media pierna, tuvo una pareja de excepción: su hija Lourdes Maria, convertida en una pequeña mujer a sus casi doce años y que aprende de su madre a posar frente a los flashes. Ellas recibieron a los ilustres invitados entre los que se encontraban el rapero Sean Combs, Alicia Keys, Rihanna, Ivanka Trump, Donald Trump y su esposa Melania Knauss, Tom Cruise y su mujer Katie Holmes, Salma Hayek y Gwyneth Paltrow, entre muchos otros.

Más sobre: