Desde que el pasado uno de octubre se le retirara la custodia compartida de Sean Preston, de dos años, y Jayden James, de uno, los acontecimientos se han sucedido a un ritmo vertiginoso. Sin el año 2007 ha sido uno de los peores en la vida de la Britney Spears y su familia, el recién estrenado 2008 tampoco ha empezado con buenas noticias. A los problemas que enturbian la tranquilidad de Britney, se ha unido el embarazo de Jamie Lynn , la pequeña de la familia, que a sus apenas dieciséis años deberá enfrentarse a la maternidad. Además, la cantante comenzó el 2008 con mal pie: protagonizó un momento de gran tensión el pasado día 3, cuando fue detenida y trasladada al hospital al negarse a devolver sus hijos a su ex marido.

Pinche sobre cada uno de los enlaces para ampliar la información

  • 7 febrero: Britney recibe el alta del hospital antes de lo previsto, en contra del consejo médico y los deseos de sus padres. Una orden judicial considera que no existen causas justificadas para mantenerla en el centro UCLA, aunque sus padres se confiesan inquietos por su estado: "Estamos muy preocupados por la seguridad y vulnerabilidad de nuestra hija y creemos que su vida está actualmente en peligro" explican en un comunicado.


  • 2 febrero: El padre de Britney, Jamie Spears, es nombrado tutor legal de la cantante. A partir de entonces y hasta el próximo mes de marzo (el juez amplió el plazo de vigencia de la orden a mediados del mismo mes), será el progenitor de la intérprete el que maneje sus asuntos.


  • 31 enero: La princesa del pop tiene que ser ingresada de nuevo en el hospital UCLA Medical Center, de Los Ángeles, bajo la consigna de emergencia 5150, que mantiene el internamiento durante 72 horas durante las que se realiza una evaluación mental, y que fue la misma que se utilizó el pasado tres de enero. Este nuevo revés para la cantante se produce un día después de una tensa reunión con su madre, Lynne, y su representante Sam Lufti, en la que le habrían aconsejado dejar de ver a Adnan Ghalib (le consideran una mala influencia). Britney no se lo habría tomado demasiado bien y se la vio llorando a las puertas de su mansión. Días antes además Sam Lufti comenta a una periodista de televisión, Barbara Walters, que la artista tiene "problemas mentales" y que ha comenzado a ver a un psiquiatra.


  • 25 enero: Adnan Ghalib, el paparazzi que sale con ella y se ha convertido en su sombra, habla en televisión de su relación que nació en diciembre. El fotógrafo, convertido en protagonista de la noticia, asegura que, aunque no lo ha pensado a corto plazo, sí le gustaría casarse con la artista.


  • 14 enero: La artista no se presenta a la vista por la custodia de sus hijos, en la que iba a ser interrogada acerca de los sucesos de principios de año. Dada su ausencia, el juez amplía la suspensión de los derechos de visita al menos un mes más, hasta la siguiente cita judicial, el 19 de febrero. Britney ha encontrado además en el paparazzi Adnan Ghalib uno de sus mejores apoyos en estos difíciles momentos. El fotógrafo la acompaña a todas partes y ella le ha definido como "el único amigo que tiene en el mundo".


  • 05 enero: La artista es dada de alta dos días antes de lo previsto y sale de la clínica sin ser vista. Uno de los médicos que habló con ella dentro del centro a petición de su familia, el televisivo doctor McGraw (presenta un programa sobre psicología en una cadena americana), aseguró que "va a necesitar más que nunca ayuda médica y psicológica". Poco después se conoció la noticia de que se le había retirado el derecho a visitar a sus hijos.


  • 03 enero: Decenas de personas, entre curiosos, policías, medios de comunicación y enfermeros son testigos, son testigos del desenlace de una tensa situación vivida en casa de la artista. Britney se niega a devolver sus hijos a Kevin Federline a la hora prevista, por lo que interviene la policía. Ante el extraño comportamiento de la cantante, esta es trasladada al hospital Cedars-Sinai bajo la sospecha de haber consumido alguna sustancia. Una vez allí, se le hace un examen mental. A consecuencia de estos hechos, pierde los derechos de visita sobre sus hijos.


Más sobre

Regístrate para comentar