Los 'Spice babies', el mejor regalo de Navidad para los fans

Tan famosos como sus madres, experimentaron el calor del público en uno de los conciertos de Londres

Pinche sobre la imagen para ver la galería de fotografías

Igual de bien avenidos que sus famosas mamás, los hijos de las Spice Girls participaron en el fin de fiesta de uno de los conciertos en Londres del grupo. Los Spice babies se han convertido en miembros permanentes de la troupe que recorre medio mundo y todo se ha adaptado a ellos, los ensayos, los camerinos… Después de casi quince días de "jugar al escodite" entre bambalinas, Brooklin, Romeo y Cruz, el trío de Victoria Beckham, Phoenix y Angel Iris, de Mel B, y Beau, de Emma Bunton que tiene apenas cuatro meses, salieron a escena.

Los tres pequeños Beckham con una camiseta que no dejaba lugar a dudas de quién es su famosísima progenitora y lo orgullosa que está de su personal apodo: Posh (que se podría traducir como "pija"). Beau, el benjamín, miraba las luces y a la enfervorizada multitud desde los protectores brazos de su madre Emma, mientras que la también bebé Angel Iris hacía lo propio pegada a Mel B. La otra Melanie abrazaba a la segunda hija de su compañera, Phoenix, y Geri Halliwell, que fue la única que dejó a Bluebell Madonna en casa, intentó convencer a Romeo de que cantara con ella.

Tan felices están con su faceta maternal que incluso Mel C, la única que no tiene hijos, ha manifestado la "sana envidia" que le dan sus compañeras y hasta se plantea lo bonito que sería tener un retoño con su novio.

Más sobre: