Britney Spears deberá estar localizable las veinticuatro horas del día por orden judicial

La cantante y Kevin Federline han vuelto a verse las caras en los tribunales

El éxito de su nuevo trabajo, Blackout, se ha visto eclipsado por las nuevas noticias en el caso de su divorcio. Britney Spears y Kevin Federline han vuelto a los tribunales. Esta vez, el problema es que Spears no ha acudido a las citas para realizarse los controles de drogas ordenados por el juez que lleva el caso, Scott Gordon, tras considerarla 'consumidora habitual de sustancias adictivas y alcohol'.

El abogado de su exmarido, Mark Vincent Kaplan ha acusado a la cantante de no responder a ocho de las catorce llamadas realizadas por el laboratorio encargado de realizar los controles. Ante tal hecho, la abogada de Britney Spears, Annie Kiley, respondió que ésta 'no respondió porque, en esos momentos, estaba durmiendo'. Por ello, la letrada pidió que se ampliara el plazo de respuesta a seis horas desde que los laboratorios efectuaran la llamada.

Durante la vista, el juez manifestó que 'el problema no es el tiempo, sino las constantes pérdidas de números teléfonicos y cambios de móvil. 'Es necasario que haya un número al que el centro de pruebas pueda llamar y que ella repsonda', dijo el juez del tribunal.

Ni Britney Spears ni Kevin Federline comparecieron en la vista que tuvo lugar el jueves. El juez cerró la sesión obligando a la cantante a proporionar un único número de teléfono que deberá estar disponible y localizable en todo momento.

Sin novedades en la custodia
El juez, tras hacer un receso y emitir su decisión manifestó que, en lo relativo a la custodia de los hijos de la expareja no habrá ningún cambio por el momento. De esta forma, Preston y Jayden James continuarán viviendo con Federline y Britney Spears continuar visitándoles, siempre bajo vigilancia estricta, y podrá pasar una noche a la semana con los pequeños.

Más sobre: