La consejera familiar de Britney Spears: 'Su hogar oscila entre el caos y el pesimismo'

La cantante explicó horas después en la radio que cumple lo mejor que puede su papel de madre

El mismo día en que se conocía lo ocurrido en la última vista judicial que enfrenta a Britney Spears y Kevin Federline por la custodia de sus hijos, la artista ha hablado. En la que es su primera entrevista desde que comenzó la lucha por la custodia -en realidad una comparecencia para promocionar su nuevo LP, Blackout que salió a la venta el pasado 30 de octubre-, Britney ha asegurado que intenta cumplir lo mejor que puede su papel de madre. Sin profundizar demasiado en el tema aseguró sobre las críticas que recibe a diario: "La gente dice lo que quiere. Es triste lo cruel que puede ser nuestro mundo. Pero al final del día tienes que saber, en tu corazón, que estás haciéndolo lo mejor que puedes". En el espacio de Ryan Seacrest, explicó además que el día del lanzamiento de su CD no hizo nada especial. "Estuve viendo películas" añadió.

La situación para la cantante no ha sufrido modificaciones importantes tras la vista en el caso de custodia de sus hijos, celebrada el pasado viernes 26 de octubre. El juez Scott Gordon ha aumentado a tres el número de visitas, que seguirán siendo supervisadas, por semana a las que tiene derecho la artista, aunque la custodia seguirá de momento en manos de su ex marido Kevin Federline. Ordenó también que la cantante se siga sometiendo a los dos análisis de sangre a la semana y que, si estos dan negativos en un período de sesenta días, se reduzcan a uno. El ex matrimonio deberá asimismo reunirse para arreglar un plan para las vacaciones de los niños y Kevin Federline deberá poner a punto su casa, para que los pequeños no tengan accidentes domésticos.

Durante la sesión, se escuchó además el testimonio de la consejera familiar, Lisa Hacker, que se ha reunido con la cantante y su marido ya en varias ocasiones. El magistrado Gordon destacó que Spears había faltado a tres de las citas programadas, antes de comenzar dicho curso de asesoramiento. Hacker por su parte asegura en su informe: "Parece que las decisiones de Britney Spears dependen más de lo que ella quiere hacer que de lo que sería más divertido para los niños. El hogar de Spears oscila entre el caos y el pesimismo, no hay comunicación". La consejera asegura que durante las visitas Britney "no se implicó con los niños en ninguna conversación ni juego" y mostró "falta de atención" en algunas ocasiones. El documento concluye asegurando: "El problema es que hasta que la señorita Spears se de cuenta de las consecuencias de su comportamiento y el impacto que tiene en sus hijos, nada de lo que se haga tendrá éxito".

El régimen de visitas continuará en principio como está actualmente hasta que se complete la evaluación a los padres que, según los abogados, podría demorarse hasta el mes de enero. Britney combina estos momentos amargos con el éxito de su nuevo disco Blackout, cuyas imágenes promocionales ya han visto la luz.

Más sobre: