Ni una sola mirada entre Britney Spears y Kevin Federline en su último cara a cara

La cantante, en un nuevo intento por recuperar la custodia de sus hijos, volvió a comparecer en los juzgados de Los Ángeles

Tras romper su relación hace ya un año, Britney Spears y Kevin Federline se declararon la guerra y han hecho de las salas de los juzgados de Los Ángeles su campo de batalla. Ayer, la expareja volvió a verse las caras en una nueva vista. Llegaron, evidentemente, por separado. Ella hizo su entrada en su Mercedes-Benz. Acompañada por una amiga de toda la vida, Alli Sims, la cantante no quiso hacer declaración alguna. Era la 1.40 de la tarde y tras ella iba su equipo de abogados. Se pudo ver a Britney con un vestido negro, botas altas y escondida tras unas grandes gafas de sol. Cinco minutos después, llegaba Kevin Federline. Con un traje gris, el bailarín tampoco quiso contestar a las preguntas de los periodistas que se agolpaban a la entrada del recinto.

La vista se celebró a puerta cerrada
La prensa sólo pudo presenciar la entrada de Spears y Federline en la sala. Ambos tomaron asiento sin dirigirse ni siquiera una mirada. Cuando el juez entró en la sala, ambos se levantaron, dijeron sus nombres y los periodistas fueron obligados a salir de lugar. Durante más de tres horas, Britney y Kevin volvieron a declarar. En ese tiempo, se produjeron tres descansos, durante los cuales, algunos testigos afirman haber visto a la cantante muy seria y, en alguna ocasión, llorando. Las últimas informaciones revelan que Thomas Paine Dunlap, uno de los abogados de Spears, pidió al juez que no se grabaran las declaraciones de ambas partes. Esta petición se debe, como explicó el letrado, a que, de ser grabadas, éstas terminarían, con toda seguridad, colgadas en páginas de Internet del estilo de You Tube

Tras ofrecer sus testimonios, el juez, Scott Gordon, no dictó ninguna sentencia. A la salida de los juzgados, el abogado de Kevin Federline, Mark Vincent Kaplan, declaró que "no se sabrá el convenio de la custodia hasta el próximo lunes". Por su parte, los abogados de Britney Spears dieron a conocer algunos datos. Anne Riley aseguró que están "muy agradecidos" y que "Britney se encuentra muy bien". Otro de sus abogados, Sorrel Trope dijo estar "muy satisfecho" con el desarrollo de la vista.

A la espera de una sentencia
Tras escuchar los testimonios de ambos, el juez no emitió una sentencia directamente. La representante de la corte, Meredith Pierse, declaró que se iban a tener en cuenta las declaraciones de ambas partes y que el lunes se conocería la orden de la corte. De esta forma, la cantante seguirá el último régimen de visitas que el juez impuso el pasado 11 de octubre, por el cual se le permite visitar a sus hijos, Preston, de 2 años, y Jayden James, de 1, bajo estricta vigilancia y pasar una noche a la semana con ellos. Ya se conoce la fecha de le próxima vista: el 26 de noviembre.

Un larguísimo proceso judicial
La rupruta entre Britney Spears y Kevin Federline y la lucha de ambos por conseguir la custodia de sus hijos se ha convertido en uno de los temas más candentes de la actualidad. Hay que recordar que la pareja rompió hace un año. El pasado agosto y tan sólo dos semanas después de firmar su divorcio, él pidió la custodia total de los pequeños. A principios de septiembre comenzaron las vistas para la custodia. Britney había recibido un aluvión de críticas tras la publicación de las fotografías en la que aparecía con uno de sus hijos en brazos y, tras un tropiezo casi cae al suelo, poniendo en peligro al pequeño. Las noticias de sus continuas fiestas con Paris Hilton y los rumores sobre su posible consumo de sustancias tóxicas jugaban un papel importante en su contra.

A la luz de determinados testimonios vertidos por ex empleados de la artista, el juez del caso Scott Gordon, la consideró "consumidora habitual de sustancias controladas y alcohol", motivo por el cual ordenó que se sometiera a análisis periódicos para detectarlas. El hecho de que la cantante se negara a realizarse dichas pruebas fue determinante en el proceso judcial y el juez le retiró temporalmente la custodia de sus hijos estableciendo un régimen de visitas.

Más sobre: