La cantante Rihanna, modelo por un día en la pasarela de Milán

Mientras cientos de personas bailan al ritmo de su Umbrella, Rihanna prueba suerte en el mundo de la moda. De la mano de Dsquared2, la artista recorrió la pasarela de Milán, uno de los escaparates más importantes a nivel internacional, al ritmo precisamente de su propia melodía, que tiene tintes de rap y pop. Rihanna abrió y cerró el desfile con dos espectaculares vestidos ideados por los hermanos Dean y Dan Caten. El primero, un escotado modelo de tirantes con un largo asimétrico en color negro y el segundo, un traje largo en tono violeta con un original escote en la parte superior y tirantes joya.

La Madonna negra
La jovencísima artista, originaria de la caribeña isla Barbados, es uno de los rostros más bellos de la lista de nuevos talentos musicales, aunque ella no es nueva en el negocio musical ya que tiene en su haber tres discos. Sin embargo, ha sido con el tercero, que lleva por título Good girl gone bad, con el que ha conseguido que su nombre se conozca en medio mundo. Su música tiene influencias pop, reggae y dance, una mezcla de estilos en la que han colaborado figuras tan conocidas como el rapero Jay-Z, novio de la también cantante Beyoncé Knowles, o Justin Timberlake. A sus diecinueve años, algunos ya la sitúan como una rival de Knowles, aunque ella misma ha dejado claras que esas no son sus aspiraciones. "Quiero ser la Madonna negra" asegura.

Su juventud y belleza (tiene sus largas piernas aseguradas en un millón de euros) la han encumbrado como una de las más atractivas promesas de la canción -su Umbrella ha arrasado en Norteamérica, Europa, Australia y el Reino Unido, donde se ha mantenido diez semanas seguidas en el número uno, un récord que iguala el éxito conseguido en su momento por el tema I will always love you, de Whitney Houston.

Más sobre

Regístrate para comentar