Britney Spears tendrá que someterse a análisis periódicos de alcohol y otras sustancias

Según la orden judicial, la cantante tendrá que reunirse además con un consejero familiar

El pasado lunes tuvo lugar la segunda de las vistas judiciales en el caso de custodia de los hijos de Kevin Federline y Britney Spears y, a pesar de que la ex pareja no tuvo que comparecer, ya se han tomado decisiones que les atañen. La más afectada ha sido sin duda la princesa del pop ya que el juez, Scout Gordon, ha determinado que deberá someterse a análisis periódicos para detectar alcohol y otras sustancias. En los documentos se puede leer: "Basándose en las pruebas presentadas, el tribunal llega a la conclusión de que hay un habitual y continuo uso de sustancias controladas y alcohol por parte de la persona (refiriéndose a Spears)". Precisamente en esa vista se presentó como testigo un ex guardaespaldas de la artista, Tony Baretto, que habló sobre el comportamiento de la artista y su consumo de algunas sustancias delante de los niños.

Las pruebas se realizarán dos veces a la semana, en días y horas aleatorias, pero además Britney tendrá que reunirse al menos ocho horas a la semana con un consejero familiar. Él será el encargado de comentar con ella aspectos de la paternidad y el cuidado de los niños y de informar sobre la atención que da a Jayden James, de un año, y Sean Preston, de dos. El letrado ha establecido además algunas obligaciones para ambos padres, que incluirían no hacer comentarios negativos el uno del otro delante de los pequeños y evitar los castigos corporales. Los dos tendrán además que asistir a un cursillo impartido por el estado sobre "paternidad sin conflictos". Sin embargo, Gordon no ha aceptado la petición de Federline de aumentar su tiempo de custodia (en una proporción de setenta y treinta por ciento) por lo que, de momento, siguen compartiéndola a partes iguales.

Estas disposiciones añaden si cabe aún más problemas a Britney Spears que ha vuelto a ver su nombre en titulares esta semana por varios motivos. Su abogada Laura Wasser ha decidido dejar su defensa en el caso de custodia, por lo que ahora la intérprete de Gimme more contará con un nuevo abogado. Además su agencia de representación ha decidido rescindir su contrato con Spears, de la que sin embargo ha destacado su talento. La vuelta a los escenarios de la diva en la entrega de los premios MTV Video ha provocado no obstante un aluvión de críticas. La siguiente vista judicial está prevista para el 26 de noviembre.

Más sobre: