Kevin Federline celebra el cumpleaños de sus hijos, mientras a Britney Spears le llueven las críticas

La princesa del pop no ha convencido en su regreso a los escenarios

Sólo un día después de estrenar su nuevo single en la ceremonia de entrega de los premios MTV Video, Britney Spears ha tenido que hacer frente a las numerosas críticas que han llenado las páginas de los periódicos. Los problemas de la artista en seguir la coreografía y el playback y su desafortunado vestuario han sido los argumentos esgrimidos para afirmar que su actuación no estuvo a la altura de las expectativas. Ajena a los comentarios, la princesa del pop se divirtió en una de las fiestas posteriores a la gala con su amiga Paris Hilton, con la que ya protagonizó escandalosas salidas nocturnas antes de ingresar en un centro de desintoxicación el pasado mes de febrero.

Personajes animados
Mientras Britney ultimaba los detalles de su "debut" como cantante, más de dos años después de dejar aparcada su carrera, su ex marido Kevin Federline planeaba una fiesta mucho más tranquila. El bailarín convirtió su mansión del valle de San Fernando, en Los Ángeles, en un parque de juegos para Jayden James y Sean Preston, que cumplen uno y dos años respectivamente esta misma semana. Globos y carteles con los motivos de la película de animación Cars y un enorme pastel hecho con helado fueron los atractivos de una fiesta a la que asistieron veinte personas.

Sin duda dos de los invitados más especiales fueron los padres de Britney Spears, Jamie y Lynne, que ayudaron a Federline a prepararlo todo para conseguir que los niños vivieran una tarde inolvidable. El bailarín y cantante solicitó en agosto la custodia total de los pequeños, que comparte por el momento al cincuenta por ciento con la cantante desde su separación.

Más sobre: