¿Otra niña de Malawi para Madonna?

Cuando aún no ha finalizado el proceso de adopción de David, la cantante podría estar planeando darle una hermanita del país africano

Madonna está planeando aumentar la familia. Al menos eso es lo que se desprende de la información recogida el miércoles por el diario británico The Sun, de la que se han hecho eco diversos medios internacionales y que apunta a que la cantante habría iniciado ya los trámites necesarios para adoptar a una niña de Malawi, país donde recogió a David Banda el pasado mes de octubre.

Cuando aún no ha finalizado la adopción de David (recibirá en breve la visita de un oficial de Malawi para evaluar el proceso), la diva del pop parece dispuesta a darle una hermanita de su mismo país para lograr así un "equilibrio" en la familia. La niña, de 13 meses de edad y de nombre Mercy ("Piedad"), se uniría así a Lourdes (la niña de 10 años que Madonna tuvo con Carlos León), Rocco (de siete años y fruto de su matrimonio con Guy Ritchie) y al pequeño David, de 22 meses y cuya adopción podría terminar, si todo va bien y como desea la cantante, el próximo enero.

Según apunta el rotativo británico, el proceso para concretar esta segunda adopción no tendría que atravesar las mismas dificultades que el anterior, ya que la estrella de la música habría recibido el permiso de las autoridades de Malawi según los oficiales del país, que ayer mismo confirmaban haberle dado luz verde para adoptar a la niña. Además, Madonna ha pedido a su abogado, Alan Chinula, que solucione "todos los asuntos legales" antes de desplazarse al país africano el próximo mes de abril para recoger a su nueva hija y llevársela a Londres.

"Un ángel sonriente"
Al parecer, antes de decantarse por Mercy, la intérprete de Sorry habría visto un vídeo de once niñas huérfanas en el orfanato de Kondanani en Blantyre, la capital de Malawi. Algunos apuntan a que Madonna se fijó primero en otra niña, de tres años y de nombre Grace, pero que las reticencias de su familia la llevaron entonces a fijarse en Mercy. Otros, por el contrario, dicen que fue en ésta última en la que se fijó primero. Una fuente de The Sun describe a Mercy como "una bebé preciosa, llena de alegría y que sonríe cada vez que se la coge en brazos. A Madonna le encanta la manera en que aplaude y ríe constantemente, por eso la llama ‘su ángel sonriente’". La niña tiene de familia biológica a una tía, que no pudo hacerse cargo de ella dada la extrema pobreza en la que vive.

Aunque su representante no ha querido hacer comentarios al respecto, fuentes cercanas a la ambición rubia han afirmado que "está encantada después de haberse enterado de que podrá llevarse a Mercy, porque lo que ella no quería era otra adopción complicada". Madonna firmaría los papeles de la adopción en febrero, un mes después de que hubiese terminado el proceso de adopción de David.

Más sobre: