Britney Spears, nuevo altercado con la Policía

La cantante fue perseguida por los agentes y posteriormente detenida en Los Ángeles por exceso de velocidad

Britney Spears fue detenida el pasado fin de semana en Beverly Hills mientras conducía su Mercedes blanco descapotable con dirección a Las Vegas. Dos agentes de la policía de California trataron de detener el vehículo de la cantante, que rebasaba en gran medida los límites de velocidad. Los agentes le dieron el alto a la artista, pero ella trató de zafarse y continuar su marcha junto a dos de sus bailarines con los que viajaba. Con un coche de policía detrás, Britney condujo durante más de un kilómetro y medio, pero finalmente se detuvo en la gasolinera más próxima al percatarse de que había otro coche patrulla listo para interceptarla.

Una vez detenido el vehículo, Spears trató en todo momento de justificarse diciendo que los paparazzi la perseguían y por eso se vio obligada a superar la velocidad permitida. Después de diez minutos de pertinentes comprobaciones, tanto de carnet de conducir como del seguro del coche, los agentes, que reconocieron a la artista nada más verla, permitieron que continuara su marcha. Britney, nerviosa por lo sucedido, prefirió bajarse del coche y que condujera uno de sus acompañantes, aunque en vez de a Las Vegas, regresaron de vuelta a casa.

No es el primer altercado policial que sufre la cantante, Britney se vio sometida a una investigación por conducir con su bebé, Sean Preston, en brazos.

Más sobre: