Kevin Federline podría presentar cintas de vídeo y grabaciones telefónicas contra Britney Spears

El bailarín está pensando utilizar este material para poner en evidencia la incapacidad de la'princesa del pop' para criar a sus dos hijos

Kevin Federline va a por todas. En plena batalla con Britney Spears para conseguir la total custodia de los dos hijos de ambos, Sean Preston, de 23 meses, y Jayden James, de 11, el próximo capítulo de la contienda legal entre la 'princesa del pop' y el bailarín lo van a protagonizar, según apunta el diario británico Sunday Express, unas cintas de video y audio que Federline está pensando en hacer públicas. Al parecer, las grabaciones que contienen fueron hechas durante el periodo en el que la pareja aún vivía tiempos felices y reflejarían claramente, según la opinión del bailarín, que Britney Spears no es la persona más adecuada para afrontar el cuidado de dos niños pequeños.

Tomadas durante los años 2005 y 2006, las imágenes y sonidos en cuestión son parte del material grabado por el sistema de seguridad del que disfrutaba la pareja en su mansión de Malibú, valorada en casi nueve millones de euros, en la que instalaron 15 cámaras de vigilancia. Con capacidad de grabar el espacio comprendido desde la puerta principal de la casa hasta la cocina, Federline confía en que el material, que también comprende grabaciones telefónicas en forma de mensajes de contestador, sea una prueba consistente de la invalidez de Britney como madre.

Más 'ases en la manga'
Y si esto no fuera suficiente, el ex marido de Britney se ha rodeado de un fornido grupo de abogados para pelear por su victoria. Uno de ellos es Mark Kaplan, uno de los abogados matrimoniales más famosos de Los Ángeles y que ya 'operó' en el divorcio entre Jennifer López y Cris Judd. El bailarín también cuenta, entre otros, con testigos tan significativos como la propia madre de Britney, Lynne Spears, que en los últimos tiempos sólo visita a sus nietos cuando éstos se encuentran en casa de Kevin.

De acuerdo a las últimas informaciones, la clínica en la que la cantante estuvo ingresada durante un mes a principios de año para lograr abandonar sus adicciones también ha recibido una citación para tomar parte en el proceso y que alguno de sus encargados testifique sobre cómo fue el comportamiento de la estrella del pop durante su ingreso. Un portavoz de la clínica ha declarado que este asunto es algo confidencial y que no está autorizado para realizar comentarios.

El bailarín puede contar, además, con el testimonio de varios amigos de la cantante, a la que sus últimas fotografías en top less en la piscina de un hotel junto a una de sus asistentes pueden ponerles las cosas, si cabe, aún más difíciles.

Más sobre: