Kevin Federline se niega a firmar el acuerdo de divorcio con Britney Spears

Su reticencia podría deberse a que la cantante ha retomado sus salidas nocturnas, tras su tratamiento de rehabilitación

Cuando parecía que el divorcio entre Britney Spears y Kevin Federline era un hecho consumado, el proceso se ha encontrado con un obstáculo inesperado. El propio Kevin, según fuentes cercanas al bailarín citadas por la revista People, se ha negado a firmar los papeles del acuerdo debido al reciente comportamiento de la artista. Al parecer, las salidas nocturnas de Britney tras abandonar el centro de rehabilitación de Malibú en el que permaneció un mes, en febrero de este mismo año, no han gustado del todo a su ex marido -fue precisamente su ajetreada vida social la que provocó que Britney ingresara en rehabilitación. Dicha fuente asegura: "El abogado de Britney está ansioso por ver cómo Kevin firma el acuerdo, pero el bailarín y su letrado Mark Vincent Kaplan están dando largas preocupados por el comportamiento de la artista después de su tratamiento". La misma persona añade que Federline quiere asegurarse de que, con esos documentos, "sea fácil restringir el acceso de Britney a sus hijos en caso de que su comportamiento vuelva a ser problemático".

Sin embargo los letrados de ambas partes se han negado a hacer declaraciones sobre estas informaciones. Laura Wasser, abogada de Britney Spears, ha dicho: "Creo que no es apropiado comentar la vida personal o asuntos legales de mi cliente". La pareja comenzó los trámites de separación en noviembre de 2006, tras dos años de matrimonio, a petición de la cantante que citó diferencias irreconciliables. En marzo de 2007, se confirmó que los antes marido y mujer habían llegado a un acuerdo. "Las partes han firmado un acuerdo global en todos los aspectos del matrimonio y la custodia de los niños" indicó un portavoz de Federline. Ningún detalle trascendió de dicho documento aunque se apuntó a que podrían compartir la custodia de Sean Preston, de diecisiete meses, y Jayden James, de cinco, y que el bailarín recibiría unos 750.000 euros.

Mientras la princesa del pop hace frente a estas nubes en el horizonte, el productor del espectáculo de Cindy Lauper ha desmentido la participación de Spears en el show el próximo día 30 de junio, algo que había comentado el coreógrafo de la intérprete de Ups! I did it again.

Más sobre: