Los restos de El Fary son incinerados en el cementerio de la Almudena

Los restos mortales de José Luis Cantero, El Fary, fueron incinerados esta tarde en el cementerio de la Almudena. Numerosos familiares y amigos acompañaron el cuerpo del artista en esta emotiva y multitudinaria despedida.

Desde que quedó instalada a primera hora de la tarde de ayer en el tanatorio madrileño de la M-30, la capilla ardiente de El Fary fue un incesante ir y venir de personajes conocidos y anónimos. Todos ellos acompañaron a la familia en estos momentos de dolor por la pérdida del taxista más famoso de la copla, que falleció a causa de un cáncer de pulmón. Su viuda Concha Olmedillo, quien recordó que su marido "se fue muy satisfecho, profesional y personalmente", no se separó de los dos hijos que tuvo con el artista, Raúl y Javier, que definió a su padre como "un hombre de pies a cabeza". También los otros dos hijos del cantante, Adela y Luis, nacidos de su relación con Pilar de Miguel, estuvieron en el tanatorio.

José María García, compañero de mus del artista, recordó con una divertida y cariñosa anécdota el buen humor del cantante. "Le llamábamos el golfillo madrileño. Si se tenía que apuntar cinco, se apuntaba ocho, sacaba cartas de arriba o de abajo, te hacía herejías" comentó con una sonrisa, asegurando además que "le debía todavía una partida". También compañero de cartas fue el torero Antoñete que, muy afectado, no hizo comentarios. José Manuel Parada, que lamentó que la enfermedad se está llevando a "los grandes de la copla", Antonio Carmona, Charo Reina, Luis Cobos y Marián Conde, entre otros, fueron algunos de los rostros conocidos que despidieron al artista. Marián Conde aseguró que "siempre tenía un piropo para las mujeres" y contó además cómo, hace varias semanas, El Fary organizó una cena para familiares y amigos en la que brindaron con champán.

Más sobre: