Todos los detalles de la boda de Rob Stewart y Penny Lancaster

La modelo lució un vestido creado por el director creativo de Pronovias, Manuel Mota

Si por algo se ha caracterizado la boda entre Rod Stewart y Penny Lancaster ha sido por ser una ceremonia muy íntima y sencilla. Al enlace que tuvo lugar en Villa Durazzo, una residencia del siglo XVII situada en la localidad italiana de Santa Margarita Ligure, a pocos kilómetros de Génova, tan sólo acudieron en calidad de testigos los padres de Penny, Graham, de 63 años, un abogado retirado, y su madre Sally, de 58 años y administrativa en un hospital. La ceremonia, que fue oficiada por el concejal Maria Benazzi, fue escueta ya que tan sólo tardaron veinticinco minutos en convertirse en marido y mujer. La pareja llegó a Villa Durazzo por separado, y aunque la tradición dice que el novio es el que debe llegar primero y esperar a la novia, en este caso la tradición no se cumplió ya que Penny llegó antes que Rod y tuvo que esperar a su futuro marido cinco minutos, por lo que la ceremonia tuvo que retrasarse.

La modelo lució para dicha ocasión un mini vestido blanco de satén que se ceñía a su escultural cuerpo elaborado por Manuel Mota, diseñador de la firma española Pronovias y unos zapatos blancos con tacón de vértigo. Penny decidió dejar su bella melena rubia suelta de forma que esta cayera sobre sus hombros, permitiendo ver a su vez un simple pero elegante collar de diamantes a juego con su anillo. Stewart, mientras tanto, eligió para el evento unos pantalones de rayas azules y una chaqueta en color crema. Ambos llegaron a la ceremonia con gafas de sol, ya que las altas temperaturas y la claridad las hacían indispensables.

Según ha dado a conocer Maria Benazzi, admirador de la estrella del rock desde su juventud, cuando pronunció que ya eran marido y mujer, Rob besó apasionadamente a Penny mientras que los padres de ella aplaudían sin parar. Tras finalizar el enlace Rob y Penny abandonaron la villa cogidos de la mano, mientras el cantante decía: "Lo he hecho". Ella por su parte confesaba: "Ha sido fantástico". Tras estas declaraciones, y una vez hubieron recogido a su hijo Alastair, que se encontraba en un restaurante cercano junto a unos familiares, los recién casados se montaron en una pequeña embarcación que les trasladó al lujoso yate de Stewart ‘Lady Ann Magee’. Este yate, que mide 50 metros, puede alquilarse a través de Internet por un precio de 170.000 euros por semana. Mientras que los recién casados llegaban al lugar de la celebración, que tuvo lugar en ‘La Cervara’, una antigua abadía del siglo XIV situada en plena Riviera Ligure, los invitados fueron trasladados en mini autobuses. Entre los invitados destacados se encontraban, Gordon Strachan, entrenador del Celtic FC, el cantante Michael Bolton, con su novia, la actriz de la serie Mujeres Desesperadas, Nicollete Sheridan. Una vez en el complejo, tanto los novios como los invitados bailaron y cantaron para celebrar el tercer enlace de Rob Stewart y el primero de Penny Lancaster.

Más sobre: