Paulina Rubio, escapada familiar a su México natal

La cantante y su marido se reunieron con los padres de la chica dorada, después de que esta rodara un spot publicitario

La chica dorada ha vuelto con fuerza al trabajo tras su luna de miel con el empresario español Nicolás Vallejo Nájera. A Paulina Rubio se le acumulan los compromisos profesionales, aunque con ellos se acumula también su éxito. La mexicana tuvo que dejar aparcada durante unos días su gira Amor, luz y sonido 2007 por Estados Unidos para volver a su país natal, donde rodó un anuncio para la televisión. "Estoy muy contenta. Nos va muy bien, tenemos mucho trabajo con esta gira que me lleva por diferentes ciudades de Estados Unidos y en los próximos días cantaré en Chicago", explicó. Paulina anunció además que en octubre volverá a subirse a los escenarios mexicanos, en un total de 32 conciertos: "Estaré por aquí muy pronto y vendré a darles todo mi amor y lo que el público mexicano se merece".

Almuerzo familiar
Las calles de Ciudad de México se convirtieron por unas horas en un improvisado plató en el que Paulina Rubio protagonizó un spot de telefonía móvil, para una firma a la que presta su imagen. Fiel a su estilo con un mini vestido dorado y zapatos a juego con plataforma, la intérprete de Una sola palabra tuvo que lidiar con las decenas de enfervorizadas fans que se agolparon en los alrededores del set de rodaje. Las adolescentes, ansiosas por conocer a su ídolo, esperaron pacientemente a que terminara la escena para acudir a su encuentro. Tras cumplir con sus seguidores, llegó el momento de relajarse.

Un restaurante cercano fue el punto de encuentro de la latina con sus padres, Susana Dosamantes, y Enrique Rubio. Los tres compartieron un tranquilo almuerzo en el que no podía faltar, por supuesto, el marido de Paulina, Nicolás, que no se ha separado de su esposa desde el día de la boda, el pasado treinta de abril. Este tiempo de matrimonio ha sentado estupendamente a la mexicana que, en su primer aniversario aseguró: "Mi vida no ha cambiado con el matrimonio, sólo mis prioridades. Mis amigos y familia, eso no va a cambiar nunca".

Más sobre: