Una broma de Enrique Iglesias mal interpretada hace saltar la noticia de su supuesta ruptura

Al parecer, no hay crisis alguna entre Enrique Iglesias y la tenista rusa Anna Kournikova. Una entrevista en un diario sueco hizo saltar todas las alarmas. El cantante, que visitó Estocolmo en la gira promocional de su nuevo trabajo, Insomniac, hizo un comentario a una de las periodistas que cubrían su estancia en un tono jocoso. La reportera le preguntó si estaba casado y Enrique contestó que no, que se acababa de divorciar. Esta frase fue posteriormente mal interpretada por varios medios que se hicieron eco de estas palabras, que fueron tomadas como una afirmación de la ruptura del intérprete y la tenista, que salen juntos desde hace cinco años. Sin embargo, según ha podido saber hola.com esa información no tiene más base que ese comentario que se hizo en tono de humor.

La mujer de su vida
El hijo de Julio Iglesias aseguraba hace apenas un mes en las páginas de nuestra revista que, pese a que aún se considera joven para casarse y formar una familia, la rusa es la mujer de su vida. "Anna Kournikova es la única mujer que puedo imaginar como madre de mis hijos. Quiero ser padre, pero, por el momento, no quiero casarme ni tener niños. Sería una locura con mi actual estilo de vida profesional. Es algo que he aprendido muy bien. Además Anna sólo tiene veinticuatro años" explicaba. "Con Anna a mi lado no le tengo miedo al futuro. Llevamos ya juntos cinco años, aunque para mí sean como cuarenta, porque es la primera relación seria que he tenido en mi vida" añadía.

Enrique Iglesias acaba de presentar su primer disco después de tres años alejado de los escenarios, un trabajo cuyo primer tema, Dímelo, lleva cuatro semanas en el número uno de la lista Billboard, una de las más importantes de Estados Unidos. El intérprete ha anunciado además una versión en castellano de dicho LP, que estará en el mercado antes de finales de este año.

Más sobre: