Sheryl Crow: 'Me llevó un rato acostumbrarme a que me llamaran mamá'

La artista cuenta emocionada cómo ha cambiado su vida desde que adoptó a Wyatt Steven

Tras acoger recientemente a un niño de apenas quince días, Sheryl Crow está viviendo una de las mejores etapas de su vida. La cantante se ha volcado por completo en el cuidado del pequeño Wyatt Steven, después de terminar su gira de conciertos "ecológica" por varias universidades de Estados Unidos. Ahora que el pequeño ha cumplido tres semanas, Sheryl ha abierto su corazón y se ha sincerado en una entrevista. "El día en que llegó a casa, sentí que esta había cambiado, parecía más llena. Me siento como en un nido e intento asegurarme de que se está aclimatando bien. Es algo fascinante", explica. La intérprete no está sola ya que, durante estos primeros momentos, ha contado con el apoyo de sus padres y "una fantástica niñera".

Hay un hombre en su vida
Sheryl describe emocionada cómo ha ido asimilando poco a poco la idea de tener un hijo. "Mi madre me lo daba y decía: ‘Aquí está tu mamá’. Fue conmovedor y asombroso oír cómo ella me llamaba ‘mamá’. Me llevó un rato acostumbrarme", asegura en la revista americana Ok!. Sus planes de futuro son bastante concretos y, de momento, ha decidido dejar Los Ángeles para instalarse en su casa de Nashville, donde quiere criar a su hijo. Aunque aún faltan bastantes años ya tiene decidido que Wyatt irá al colegio en Tennesse y espera además que, para entonces, "una tropa" de hermanos y hermanas le acompañe.

Puesto que maternidad y matrimonio parecen ir unidos, la artista confiesa que "no siente ninguna presión por casarse". Añade que hay "una persona en su vida (que no es un personaje público)", con la que aún no tienen planes de llegar al altar aunque si ocurre, tendrá muy en cuenta al pequeño Wyatt. La felicidad de Sheryl es absoluta, por lo que no ha dudado en tomarse un tiempo de descanso para disfrutar lo más posible de Wyatt en sus primeros meses de vida. Su amor hacia el bebé lo refleja cuando tiene que elegir uno de sus momentos preferidos de esta nueva etapa: "Me gusta despertarme por la noche, verle a mi lado y pensar ‘¡Oh! está todavía aquí. ¡Qué fantástico, no es un sueño!’".

Gira el año que viene
Los duros momentos que vivió la artista tras serle diagnosticado un cáncer de mama en febrero de 2006, el mismo mes en que rompió su relación con el ciclista Lance Armstrong (con el que tenía incluso planes de boda) han quedado atrás. Sin embargo, Sheryl no abandonará la música, su otro gran amor, ya que está ultimando los detalles de su próximo álbum, con el que espera salir de gira en febrero de 2008. Un tour en el que, por supuesto, le acompañará Wyatt.

Más sobre: