Serbia arrasa en Eurovisión y España queda vigésima

El grupo español D´Nash, con su I love you mi vida, quedó quinto por la cola, sólo por delante de los representantes de Lituania, Francia, Reino Unido e Irlanda

Esta vez, tampoco ha podido ser. A pesar de la entrega, ilusión y puesta en escena que demostraron los chicos españoles de D'Nash sobre el escenario del Helsinki Arena, en Finlandia, la canción I love you mi vida, que representó anoche a España en el tradicional festival de Eurovisión, sólo consiguió quedar en vigésimo lugar, con 43 puntos. Por detrás de los españoles, únicamente cuatro países: Lituania, Francia, Reino Unido e Irlanda.

Si España consiguió 43 puntos, Serbia, la triunfadora de la noche, se hizo con 268. Y todo gracias a la voz de la joven Marija Serifovic, de 22 años, que emocionó a todos los telespectadores con una apasionante balada titulada Molitva (que en castellano quiere decir "Oración"). Hacía diez años que no ganaba el festival una canción en lengua no inglesa y doce que no lo hacía una balada. La siguió en la clasificación, aunque de lejos, la drag queen ucraniana Verka Serduchka, la gran favorita, cuya canción Dancing fue la más aclamada por el público y que obtuvo 237 puntos. En el tercer puesto, las rusas de Serebro, el turco Kenan Dogulu y los búlgaros Elitsa Todorova y Stoyan Yankoulov.

D´Nash ha conseguido en el 52 Festival de Eurovisión un puesto similar al que obtuvieron Son de Sol y Las Ketchup, que representaron a España en las dos ediciones anteriores, quedando ambas en vigésimo primera posición. Los países que ayer votaron por I love you mi vida fueron Albania (doce puntos), Portugal (ocho), Francia (seis), Suiza (cinco), Montenegro (cuatro), Bélgica (tres), Israel (dos), Malta (dos) y Grecia, con un punto.

El sistema de votos
Las votaciones se realizaron a través del teléfono y, como viene siendo habitual, éstas no ignoraron las afinidades políticas, religiosas y étnicas entre los distintos países, hecho del que se quejó Basty, uno de los integrantes de D´Nash, junto a sus otros tres compañeros, Mikel, Ony y Javi. "No hay por dónde cogerlo", se quejaron, denunciando que, a este paso, Eurovisión se acabará convirtiendo "en el Festival de los países del Este".

Y es que Marija Serifovic, la vencedora, recibió los votos de todas las antiguas repúblicas yugoslavas. Croatas, bosnios, eslovenos, macedonios, y hasta montenegrinos, que se acaban de independizar, dieron a Serbia los doce puntos, la máxima puntuación.

Más sobre: