Comienza la cuenta atrás para el Festival de Eurovisión

Los españoles D'Nash ya están en Helsinki, con el resto de participantes, ensayando para la final que se celebra el sábado día doce

Nervios, ajustes de última hora en el vestuario, la coreografía, las luces… El Helsinki Arena, en la ciudad del mismo nombre, es desde el pasado fin de semana un hervidero de actividad frenética. Cuarenta y dos artistas dan las últimas pinceladas a su actuación para que el próximo sábado día 12 todo salga perfecto y puedan coronarse como vencedores en la 52ª edición del Festival de Eurovisión. Después del éxito de los "monstruosos" Lordi en la edición anterior, ningún golpe de efecto sobra. Escenografías más vistosas y letras pegadizas, siempre con mucho ritmo, son las apuestas de los cantantes que probaron el escenario en los primeros ensayos. En apenas cuatro días el público dirá la última palabra, aunque ya suenan algunos favoritos en las quinielas personales de los participantes.

Los españoles están tranquilos
El cuarteto español D’Nash, Mikel, Basty, Javi y Ony, afrontan con ilusión y con un tema pegadizo I love you mi vida, en cuyo estribillo mezclan algunas palabras en inglés, este reto. De blanco, Con pantalones de chándal y camisetas con el nombre de nuestro país estampado, ensayaron bajo los focos que les iluminarán el sábado. "Lo más importante eran las voces", aseguró Mikel, aunque el grupo tuvo que hacer algunos cambios también en la coreografía debido a las dimensiones del escenario. "Pensábamos que el escenario era un poco más grande, pero no hay nada que no pueda arreglarse" explicaron. Uno de los secretos mejor guardados es el vestuario, diseñado por Rubén Darío, y del que sólo han adelantado que será del mismo color, aunque cada uno "con su propio estilo". Los españoles añadieron además que están tranquilos, aunque no figuran en las listas de favoritos, y disfrutan mucho de la experiencia: "No hemos percibido frialdad, la gente ha sido muy amable, aunque sea un país del norte".

España ya tiene un hueco en la final del certamen, actuará en segundo lugar, junto a Alemania, Francia y el Reino Unido y los diez mejor clasificados en la edición anterior celebrada en Atenas -Finlandia, Rusia, Bosnia-Herzegovina, Rumanía, Suecia, Lituania, Ucrania, Grecia e Irlanda. Con ellos competirán los diez países mejor clasificados en la semifinal del jueves 10, en la que pelearán Suiza, Israel, Holanda y Bélgica. La canción israelí es la que ha puesto la nota polémica este año, ya que en su letra se hace una referencia directa a la amenaza nuclear. Push the botton fue la arriesgada apuesta de los rockeros Teapacks, que estuvieron a punto de quedarse fuera de la competición.

Más sobre: