Comida y música mexicana protagonizan la fiesta previa a la boda de Paulina Rubio y Nicolás Vallejo Nágera

Un almuerzo en la playa fue el aperitivo del enlace que se celebra hoy lunes día 30

Un tranquilo almuerzo en Playa del Carmen, frente a uno de los hoteles de lujo que jalonan la costa, el hotel Mayakoba, dio el pistoletazo de salida a las celebraciones de la boda de Paulina Rubio y Nicolás Vallejo Nágera. En este encuentro los casi setecientos invitados disfrutaron de una de las atractivas playas de la Riviera Maya. La cita fue a las tres de la tarde, sobre cientos de cojines blancos colocados en la arena y rodeados por un amplio dispositivo de seguridad que veló por la privacidad de los asistentes. Con ropa de inspiración mexicana, los amigos y familias de los novios degustaron "antojitos", aperitivos pequeños, típicos del país azteca, al son de música tradicional. La madre del novio, Sabine, que será la madrina del enlace, comentó de camino a la playa que la pareja está "encantada" y que Paulina "es maravillosa". Por su parte, el padre de la cantante, Enrique Rubio, que será el padrino, sólo tuvo elogios para su futuro yerno: "Nicolás es un muchacho muy serio y respetuoso, me cae muy bien". Añadió además que la pareja "está muy ilusionada" y tiene ganas de tener hijos.

Flores blancas y velas
Después de la relajada reunión, los invitados se preparan ya para el momento del "sí quiero", del que cada vez se van conociendo más detalles. La ceremonia nupcial, en la que todos los invitados vestirán de color blanco por expreso deseo de los novios, será oficiada por el párroco Bernard Quinn, quien comentó que la pareja había elegido el rito corto, por lo que no habrá una misa completa. La capilla de San Francisco de Asís se llenará de decenas de rosas, orquídeas y lisiantus, un arreglo floral que, según la encargada de organizar el evento, Becky Alazraki, escogió la novia. "Ella pidió flores blancas y lirios. Habrá muchísimos… Habrá también velas flotando en el agua en el río subterráneo", comentó. La naturaleza y vegetación del entorno ha sido uno de los elementos que se ha armonizado con el resto de preparativos. "La boda tiene que encajar con el parque natural como si fuera parte de él, no inventada. Hay que respetar la belleza, la parte exótica, fresca", añadió Becky Alazraki, que organizó bodas tan desatacadas como la del magnate de la cadena Televisa, Emilio Azcárraga Jean, y la de la hija del ex presidente mexicano, Vicente Fox.

Paulina Rubio comentó en varias ocasiones que aprovecharía su enlace para mostrar lo mejor de sus raíces mexicanas, por lo que ha organizado, tras la ceremonia, una recreación del juego de pelota, un deporte que practicaban los antiguos mayas, en las ruinas de Xcaret. Durante la exhibición se servirá un cóctel de margaritas y aguas frescas, aperitivo del posterior banquete, con platos típicos del país, y fiesta nocturna o "tornaboda" en la playa, amenizada con diferentes ritmos musicales. En ella, bailarán invitados como Eugenia Martínez de Irujo, Javier Hidalgo, María Chavarri y su marido Javier Soto, Laura Ponte y su esposo Beltrán Gómez Acebo, Ariadne Artiles, la modelo Blanca Romero, las actrices Silvia Pinal y Silvia Pasquel y los cantantes Coti y Julieta Venegas, entre otros.

En vídeo: Los familiares de la pareja llegan al aeropuerto
Pinche aquí para ver el vídeo

En vídeo: Decenas de amigos acompañarán a Nicolás y Paulina el día de su boda
Pinche aquí para ver el vídeo

Más sobre

Regístrate para comentar