El emotivo encuentro de David, hijo adoptivo de Madonna, con su padre biológico

La reunión se produjo en el orfanato de Malawi, donde la cantante recogió al pequeño

Las especulaciones anunciban que la presencia de David, el niño adoptado por Madonna, en Malawi se debía a un encuentro programado con el padre del niño, Yohane Banda, que permitió su adopción tras la muerte de su esposa. El granjero ha manifestado en varias ocasiones su deseo de ver al pequeño o, al menos, de saber cómo se encuentra con su nueva familia y en su nuevo hogar. Según la prensa inglesa, tal reunión se ha producido, precisamente en el orfanato en el que vivía el pequeño antes de que la artista le acogiera. Estuvieron juntos cerca de media hora y tanto Madonna como Yohane Banda se emocionaron mucho, según fuentes del hogar infantil. Mientras David reía y alargaba los brazos hacia su padre biológico, relatan los trabajadores del centro.

Madonna aterrizó en el aeropuerto de Lilongwe, en Malawi, para continuar con la labor humanitaria que comenzó en el país africano el pasado año, en medio de continuos comentarios que apuntan a sus deseos de volver a adoptar. Acompañada por dos de sus hijos, Lourdes María, de diez años, y David, de uno, la cantante pasará varios días en la zona, visitando diversas poblaciones y comprobando los progresos de la ONG Raising Malawi, con la que colabora. Su marido Guy Ritchie se quedó en Londres con Rocco, de seis años. Este es, sin embargo, un viaje lleno de interrogantes, ya que el bombardeo de informaciones que apuntan diferentes motivaciones ha sido constante desde que se confirmara la visita.

Adoptaría todo el centro
La afirmación de que la intérprete de Hung up podría volver a Inglaterra con una niña cobró fuerza cuando se conoció que la cantante pensaba visitar el orfanato donde estaba David. Sin embargo, su portavoz, Liz Rosenberg, aseguró, tajante, que la artista no tiene intención de acoger a otro niño. La artista americana comentó mientras recorría las instalaciones del hogar infantil que le encantaría "adoptar todo el centro", colaborar más estrechamente con sus encargados. "Si los ciudadanos de Malawi trabajan conmigo, seguiré ayudando al país", explicó.

Acompañada de su hija mayor
De momento, Madonna ha tenido únicamente tiempo de visitar una población, Mtanga, en la que la ONU desarrolla varios proyectos agrícolas. Con pantalones de camuflaje, un sombrero blanco de ala ancha para protegerse del sol y sin soltar la mano de su hija Lourdes, paseó por la aldea y conversó con algunos de sus habitantes. Dejando a David en el hotel, ha compartido con su primogénita sus inquietudes humanitarias, mostrándole la realidad de un país muy distinto a aquel en el que viven.

Esta es la primera vez que David vuelve a su país natal, del que salió en otoño del año pasado rodeado de polémica. Las autoridades de Malawi concedieron entonces a la cantante una custodia temporal de 18 meses y un permiso para sacar al niño del país. Pasado ese período y tras dos visitas al hogar de los Ritchie que se producirán este mismo año, se decidirá si se concede a la pareja la adopción definitiva. El proceso ha contado con la oposición de varias ONG's que acusaron a Madonna de violar la ley del país -durante años la legislación ha prohibido la adopción de bebés malauíes por parte de no residentes- y que participarán en el proceso de revisión del caso.

Más sobre: