Joaquín Cortés pasea su soltería en los premios Laureus

El bailaor caminó solo por la misma alfombra roja que en la edición anterior fue escenario de la confirmación de su romance con la modelo

Apenas un año separan estas imágenes, pero en sólo doce meses las cosas pueden cambiar radicalmente. Eso es lo que le ha pasado al bailaor Joaquín Cortés que asistió a la entrega de los premios Laureus del deporte, en Barcelona, donde presentó uno de los galardones junto a la ex gimnasta Nadia Comaneci. De nuevo la alfombra roja de los Oscar del deporte fue el mejor testigo del estado en el que se encuentra el corazón del artista flamenco, después de finalizar su relación con Marisa Jara.

Si en la edición anterior este evento fue el primero al que asistió la pareja como tal en España -algunos días antes habían paseado ya de la mano por el festival de cine de Cannes, en Francia-, en este caso ha sido también una confirmación, aunque con un significado completamente contrario. Joaquín ha asistido solo, después de que, a través de actos más que de palabras, se confirmara el final de su relación con la modelo sevillana. Una relación que, se podría decir, ha tenido principio y final para los medios precisamente en esta alfombra roja.

Mi soledad es el paradójico título del nuevo espectáculo en el que está volcado Cortés, centrado ahora en el que es, por igual, su trabajo y su arte. Aunque ninguno de los dos ha hecho declaraciones en cuanto a su situación, las reveladoras palabras de la modelo en la presentación de una revista -"Joaquín Cortés y yo nos queremos mucho y somos muy buenos amigos. Las cosas del amor son complicadas, si siguen bien y si no, también"- no han dejado lugar a demasiadas dudas.

Más sobre: