Britney Spears y Kevin Federline llegan a un acuerdo de divorcio

La pareja podría compartir la custodia de sus dos hijos, Sean Preston, de diecisiete meses, y Jayden James, de cinco

Apenas una semana después de que la cantante terminara su tratamiento de rehabilitación, Britney Spears y Kevin Federline han llegado ya a un acuerdo en su proceso de divorcio. La renovada Britney parece haber comenzado una nueva vida tras su estancia en la clínica de desintoxicación y, a su nueva imagen con una peluca morena y lentillas azules, se une ahora su recién estrenada soltería. Un portavoz del abogado de Kevin Federline aseguró a la revista People que el proceso ha finalizado: "Las partes han firmado un acuerdo global en todos los aspectos del matrimonio y la custodia de los niños". No han trascendido sin embargo los detalles concretos de la reunión que mantuvo la ex pareja y sus respectivos abogados en Los Ángeles y que duró cerca de cinco horas. Se sabe que ahora es el juez el que tiene que dar aún su visto bueno a la decisión acordada por ambos.

Se especula en el portal TMZ.com con que, en líneas generales, Federline podría recibir cerca de un millón de dólares (unos 750.000 euros) y compartir con su ex mujer la custodia de los dos hijos que tienen juntos, Sean Preston, de diecisiete meses, y Jayden James, de cinco. Si se confirmara este punto, la pareja continuaría así con el acuerdo previo al que llegaron en el momento de su separación por el que ambos disfrutaban de los dos pequeños. Ha sido además Kevin el que se ha hecho cargo de los niños mientras Britney seguía su tratamiento en Malibú.

Dos años de matrimonio
La firma de estos documentos pone punto y final al segundo matrimonio de la intérprete de Ups! I did it again -recordemos que ya estuvo casada con un amigo de la infancia, una unión que duró apenas 55 horas- que pidió la separación del bailarín en noviembre de 2006 citando diferencias irreconciliables, después de dos años y dos hijos en común. Dado el gran apoyo de Federline durante su reciente rehabilitación, algunos medios llegaron a insinuar que la pareja se daría una nueva oportunidad, algo que finalmente no ha ocurrido.

Britney Spears parece así comenzar de cero tras permanecer un mes en el centro Promises de rehabilitación, un ingreso que se produjo tras el desconcertante comportamiento de la artista que se rapó el pelo y abandonó el tratamiento hasta en dos ocasiones.

Más sobre: