Bertín Osborne habla de la situación de su hijo: 'Los médicos nos han dicho que son niños que no tienen un tiempo de vida demasiado largo'

'De momento vamos a disfrutar el día a día, y estamos encantados con el peor escenario que hay'

yo y que está allí todo el día, acertó prácticamente, porque tenía más conciencia de lo que estaba pasando. Hasta ayer yo pensaba que a lo mejor había que hacerle fisioterapia en un brazo o en una pierna, pero no lo que nos dijeron ayer.
—¿Hay esperanzas?
Yo creo que me han puesto en el peor caso, porque, además, es como debe de ser. Yo les pedí que no me engañaran. Problemas graves va a haber, pero no sabemos en qué grado. Nos hemos mentalizado en aceptar con la mayor alegría del mundo la peor situación. Somos creyentes los dos y estamos mentalizados. Tenemos un hijo maravilloso y Dios dirá lo que tenga que ser. De momento, vamos a disfrutar el día a día y estamos encantados y felices con el peor escenario que hay. Así que imagínate si nos dicen que hay algo mejor.
—¿Por qué Kike o Bertín?
Fabiola se escapó un día al Registro sin decirme nada y lo bautizó con Norberto Enrique, que parece nombre de culebrón, pero como ella es venezolana... Tiene mucha suerte con tener la madre que tiene. Estamos mejorando mucho los dos gracias a Fabiola y a él.
—¿Qué le pasó a tu primer hijo?
No es normal que dos hijos varones nazcan con un problema de infección grave. Mi primer hijo murió de una infección grave. Yo le pregunté a Fabiola hace dos días si quería tener otro hijo y todavía no me ha contestado. Hoy me ha dicho el médico que no es nada genético, porque he tenido tres niñas sanísimas y estupendas.
—¿Fabiola te ha animado mucho?
Mi mujer es una mujer inmensa y tengo la suerte de estar casado con ella. En estos días me ha demostrado ser una madre fuera de serie.
¿Cómo están viviendo tus hijas esta situación?
Lo han sabido hoy. Se lo he dicho por teléfono. Había quedado en verlas el domingo, pero se lo he dicho por teléfono porque no quería que se enteraran por televisión. Están afectadas, a pesar de que les he dicho que es una maravilla, que hay que ser optimistas, hacerle feliz, cuidarle y darle muchos besos. Se han quedado un poco mustias. Creo que nos van a ayudar. Son las tres fuertes. Han pasado ya por varias desgracias, y ésta, que no lo es, la van a superar con matrícula de honor.

Más sobre: