La revista ¡HOLA! México entrevista a RBD, el grupo juvenil del momento: 'Lo que más deseamos es que quien siga a RBD siga algo positivo'

Los seis jóvenes ganaron en los premios Lo Nuestro 2007 las categorías de mejor grupo y mejor álbum del año, por Nuestro amor

positivo y que lograste conectar con la gente, como cuando ganamos un premio Billboard o cuando nos entregaron, en Miami, ¡once premios Juventud!, que otorga la afición.
ANAHI—Hasta cuando perdimos en los Grammy, en noviembre del año pasado, estábamos superemocionados, porque cuando dieron a conocer al grupo ganador, la gente del teatro empezó a gritar el nombre de RBD, en señal de apoyo. Sentimos tanto amor de la gente, que salimos motivadísimos al escenario. Sin duda, ha sido una de nuestras mejores presentaciones.
DULCE MARIA—Creo que no ganar el Grammy te ubica en tu realidad, te recuerda que hay otros artistas con igual ganas que tú, y te motiva a prepararte para ser grande.
—¿Hacen algo para calmar los nervios antes de un concierto?
CHRISTIAN—Sí, ponemos en el iPod alguna canción de los ochenta y cantamos juntos, al unísono.
—RBD es un fenómeno que crece día con día. ¿No se sienten a veces como en un autobús del que quisieran bajar?
CHRISTOPHER—Sí, a veces sí te quisieras bajar, pero de pronto ves hacia atrás, te das cuenta de todo lo que hay y lo que estarías dejando, y decides continuar.
CHRISTIAN—Creo que en este sentido es importante tomar en cuenta la Historia, pues ésta nos enseña los errores del hombre, para no volverlos a cometer. Y la historia de otros grupos como el nuestro nos dice que la codicia personal los ha deshecho y al final se han quedado sin nada. Nosotros tenemos eso muy claro y luchamos por continuar juntos, unidos.
ALFONSO—Hay ocasiones en que no estás bien emocionalmente, pero volteas hacia atrás y ves todos los días buenos que has tenido, todos los logros, y dices: «¡Híjole, esto está padrísimo, y vale mucho la pena!».
DULCE MARIA—Cuando alguno tambalea, estamos todos los demás para apoyarlo. Lo malo fue hace poco, que tuvimos un «efecto dominó», pues uno tambaleó y la tristeza nos pegó a todos los demás. Fue muy difícil, porque, ¿cómo puedes ayudar a alguien que está mal cuando tú estás peor?
—¿Cómo se imaginan en cinco años?
MAITE—La vida te va llevando, y aunque tenemos muchos planes como grupo, lo importante es que, sea lo que sea lo que estemos haciendo en ese momento, lo hagamos con plenitud y seamos felices.
ALFONSO—RBD tiene un principio y un fin, pero no vamos a desgastarnos pensando en el futuro. Hay que disfrutar el presente, y lo que venga más adelante, ya vendrá.
—¿Han imaginado el día en que se vean en la necesidad de sustituir a alguno de sus integrantes?
—¡No! ¡Imposible! ¡Se acabaría la magia! ¡No sería lo mismo! —gritan todos al mismo tiempo.
ANAHI—¿Se imaginan a alguien más? ¡Yo me lo acabo! ¡No podría! Si uno de nosotros tiene por ahí la idea remota de quererse salir, ¡no! Todos los demás vamos por él, lo amarramos y no lo dejamos salir. Y si quiere entrar otro, le hacemos la vida miserable, y ya. (Risa general.)
DULCE MARIA—Se acabaría la magia. Los seis tenemos personalidades y mundos completamente distintos, y eso hace que existan una fuerza y una energía muy especiales en el grupo.
CHRISTIAN—Es como los Reyes Magos: si falta cualquiera de ellos, ¡ya no serían los Reyes Magos! —dice divertido.

Más sobre: