Paul McCartney y Heather Mills se ven en los tribunales

Paul McCartney y Heather Mills han vuelto a encontrarse frente a frente, aunque no se podría definir el encuentro como cordial ya que ha sido en los juzgados y con la presencia de sus abogados. La pareja se ha enfrentado en los tribunales por las acusaciones vertidas por la modelo sobre el cantante, al que acusó de violento y de consumir alcohol y otras sustancias. Estas fueron, según Heather detalló en un documento filtrado por la prensa inglesa a finales del año pasado, las causas que llevaron al fracaso su matrimonio, que comenzó su declive cuatro meses después de la boda, en octubre de 2002, según se indica también en el documento. En estas comparecencias, el juez tendrá que decidir cuáles de estas acusaciones, de la que el ex Beatle se declara inocente, podrían ser utilizadas en el proceso de divorcio.

Heather Mills, que cuenta con los servicios del abogado que contrató Diana de Gales en su separación de Carlos de Inglaterra, Anthony Julios, salió antes de los juzgados, tras las cerca de cinco horas que duró la vista, sin hacer declaraciones acerca del caso. Poco después se pudo ver a Paul McCartney, acompañado por su letrada, Fiona Shackleton, que paradójicamente fue la misma que tuvo el Príncipe inglés en dicha ocasión. El cantante dijo a los medios: "Os veré mañana". Pese a ello, no quiso dar detalles sobre lo ocurrido dentro de la sala: "No tengo comentarios, pero gracias por preguntar".

Acusaciones de violencia
El proceso de divorcio de Paul McCartney y Heather Mills, que anunciaron su separación en mayo del año pasado, se ha ido complicando desde que fallaran todos los intentos de solucionar el tema por la vía amistosa. Las ofertas monetarias del cantante no fueron suficientes para Mills, por lo que el proceso se trasladó a los tribunales. Sin embargo, las acusaciones mutuas han ido empañando lo que, en principio, parecían haber sido cuatro años de feliz unión, que además dieron como fruto una hija, Beatrice que tiene tres años. Unos documentos filtrados a la prensa exponían las acusaciones de la modelo sobre el cantante que relataban diversos episodios de violencia, que tuvieron como consecuencia el fin del matrimonio. En aquel momento, el ex Beatle, proclamando su inocencia, anunció que discutirían cada una de las alegaciones en los tribunales.

La aparición de unas cintas al parecer con declaraciones de la primera esposa de McCartney, Linda, fallecida de cáncer en 1998, echaron más leña al fuego. El propio cantante paralizó la publicación de dicho testimonio en el que se contaban al parecer detalles íntimos de su vida en común, que no habría sido tampoco tan idílica como parecía, según se afirmaba en la prensa inglesa. También se dijo en ese momento que podrían ser utilizadas por Heather en el proceso de divorcio para apoyar alguna de sus tesis.

Más sobre: